Curiosa película española que muestra las perversiones de un director de cine con su hermana. Un pastiche que juega con el morbo y la extrañeza para intentar mostrar que otro cine es posible. Así es ‘Demonios tus ojos’.

Crítica de la película ‘Demonios tus ojos’

El voyeur es clave en la historia del cine, y uno de los actantes básicos en el cine de Hitchcock. Algunos teóricos cinematográficos no dudan en llamar al espectador “sujeto voyeur”. Este, ante la pantalla, es movido por la emoción, por el morbo de vivir la vida de otros y por la pulsión escópica, que impide apartar los ojos de la proyección por muy perturbadoras que sean las imágenes. Demonios tus ojos parece tomar al pie de la letra estas máximas, y lleva el espectáculo cinematográfico a lo insano y a lo más oscuro de nuestro ser.

Ivana Baquero es la Lolita de la cinta

Ivana Baquero es la Lolita de la cinta

Pedro Aguilera compone una película extraña que, desde su argumento, pasando por ciertas decisiones estéticas, muestra un pastiche de referencias claramente identificables con poca relación entre sí. Su argumento referencial a la “Lolita” de Nabokov, su estilo tomado de Chabrol, la temática común con ciertas manías de Park Chan-Wook y hasta reminiscencias de Iván Zulueta, constituyen una mixtura de difícil digestión para el espectador medio, que percibirá la película como una rareza o en el mejor de los casos como una excentricidad.

Ivana Baquero y Juan Pablo Shuk en una escena de la cinta

Ivana Baquero y Juan Pablo Shuk en una escena de la cinta

El relato, de ajustada duración, se desarrolla de manera rápida, y aunque el argumento resulte incómodo en casi todo momento, el dúo de guionistas sabe dónde tocar para que el interés no decaiga, a pesar de encontrarnos ante un film con una clara vocación poco comercial. Demonios tus ojos está más cerca del cine de arte y ensayo que de una película al uso, y con ese ánimo se debe afrontar su visionado.

Aguilera opta por unas decisiones narrativas que encajan a la perfección en el relato. Su formato de 4:3 es una peculiaridad en los tiempos que corren y genera una claustrofobia constante, que se acrecienta con la elección de la escala de planos; prescindiendo en muchas conversaciones del plano de situación, generando incertidumbre y confusión en el espectador. El voyeurismo del protagonista es representado en pantalla por la cámara oculta que este instala en la habitación de su hermana. Para ello, el realizador emplea una composición circular donde el espectador tiene el mismo punto de vista que el protagonista, enfrentándose a sentir un compendio de emociones distintas en función de quién sea el que observa. Y es ahí donde reside la virtud de esta cinta, en el proceso de identificación con el personaje principal y las dudas morales que se plantean.

Juan Pablo Shuk en 'Demonios tus ojos'

Juan Pablo Shuk en ‘Demonios tus ojos’

Julio Perillán construye un protagonista desagradable a todas luces, tanto en fondo como en forma, resultando turbador y misterioso con cada una de sus acciones. La sorpresa la da Ivana Baquero, que sigue creciendo como actriz desde que despuntase en “El laberinto del fauno” (2006). Esta lolita sin rumbo vital es una de sus mejores interpretaciones y eleva la necesidad de verla más a menudo en proyectos patrios.

Conclusión de la película ‘Demonios tus ojos’

Demonios tus ojos unas veces resulta perturbadora, otras pretenciosa. Lo que deja claro es que se sale de la norma y aboga más por la experiencia psicológica que por el relato tradicional. No apta para todo tipo de público, escandalizará y fascinará a partes iguales.

Crítica Demonios tus ojos: Voyeurismo enfermo
DIRECCIÓN5
GUION4
INTERPRETACIÓN6
LO BUENO
  • El dúo protagonista.
  • Consigue lo que busca: provocar.
LO MALO
  • El guion es muy simple.
  • En ocasiones se pasa de pretenciosa.
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.