Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)
Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)

Crítica de la película Cuatro manos: La amarga melodía de la muerte

El director alemán Oliver Kienle propone un thriller saciado de suspense. Un “tour de forcé” con demasiadas aspiraciones, mezclando un oscuro drama sobre enfermedades mentales, con el thriller de investigación y añadiendo elementos de un terror paranormal que a duras penas logra alcanzar su propia identidad. Aquí os dejamos la crítica de la película Cuatro manos.

Crítica de la película Cuatro manos

Tras una corta carrera como director y guionista de televisión, Oliver Kienle, firma el guion y la dirección de este sórdido y eficiente thriller dramático sobre enfermedades mentales. Una película sobre la memoria, que reflexiona sobre cómo construimos nuestra personalidad y que pone en duda la percepción de los protagonistas sobre sus propias vidas. El perdón y la venganza ondean sobre los actos de los personajes conformando sus identidades. Dos hermanas con dos planteamientos vitales diferentes y antagónicos.

Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)
Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)

Sinopsis

Jessica (Friederike Becht) y Sophie (Frida-Lovisa Hamann) fueron testigos del brutal asesinato de sus padres durante su infancia. Jessica le prometió a su hermana protegerla de cualquier peligro y su promesa acaba convirtiéndose en una obsesión. Veinte años después, los asesinos salen de la cárcel y Jessica, absorta y obnubilada por una enfermedad de paranoia y doble personalidad quiere enfrentarse a ellos. Mientras, Sophie quiere llevar una vida tranquila, tocar el piano y enamorarse, pero un trágico accidente cambiará sus vidas.

Christoph Letkowski y Frida-Lovisa Hamann en Cuatro manos
Christoph Letkowski y Frida-Lovisa Hamann en Cuatro manos

El guion de Cuatro manos

El guion de Cuatro manos propone al espectador un juego de suspense que atrapa por su locura, que te ahoga en un mar de dudas, en un “tour de forcé” que está a punto de romperse y caer en el absurdo. Pero sabe levantar el vuelo para cerrar una historia que vista desde su conclusión se advierte interesante y claustrofóbica. Sin perder de vista un planteamiento clásico e investigativo que intente inferir quiénes fueron los asesinos, plantea la odisea personal de sus dos protagonistas, el viaje y la evolución de esas dos personalidades tan opuestas. Es un thriller cuyo suspense se centra en el viaje interior, en la evolución de una persona cuya percepción no muestra el mundo como nos es mostrado a los demás.

Frida-Lovisa Hamann y Friederike Becht protagonizan la película
Frida-Lovisa Hamann y Friederike Becht protagonizan la película

Cuatro manos. El nuevo thriller psicológico alemán

La enfermedad mental protagonista de la narrativa se funde también con el guion, que trata de enloquecer nuestras expectativas y dejarnos pasmados constantemente. Lo consigue, pero esa fuerza se desvanece en un trabajo de dirección exento de originalidad y al que compele hacia lo vulgar una fotografía en clave baja, tétrica, oscura y plomiza, que entronca a la perfección con la deprimente vida de sus personajes. La composición fílmica está muy bien compensada; personajes, fotografía y narrativa se encuentran en una plaza de los horrores, que no termina de funcionar. No consigo empatizar con sus personajes, a pesar de la apreciable calidad cinematográfica que quiero remarcar en esta crítica de la película Cuatro manos.

Los espacios son también apesadumbrados, angustiantes y parecen sacados de siglos atrás. El vórtice de destrucción sufrido por sus protagonistas se respira en el ambiente, en las sombras, en personas escondidas tras una esquina o en lo profundo de un bosque, al lado de una sórdida casa de empleados de circo. Cada elemento del filme es una oda a la desesperanza, a la imposibilidad de lograr las metas marcadas. La suerte, el destino y la sinrazón, asfixiando cualquier perspectiva de certidumbre.

Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)
Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)

Las protagonistas de este thriller psicológico

Sophie (Frida-Lovisa Hamann) y Jessica (Friederike Becht) conforman un duelo de protagonistas que no me convence. No hay contraste entre ambos personajes, que ahondan en una misma idea desde la cordura o desde la locura, sin empatizar entre ellas ni con el espectador. Crhistoph Letkowski rompe el pavoroso equilibrio de las dos protagonistas creando un hábil contraste con su historia de amor, lo que no mejora mi conclusión de que estamos ante un gran guion, una malograda dirección y una película que aspira a mucho más de lo que aporta al espectador.

Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)
Frida-Lovisa Hamann en la película Cuatro manos (2019)

Opinión de la película Cuatro manos

No deja de resonarme en la cabeza aquella impresionante película de Alejandro Amenábar titulada “Los Otros”, (2001) de la que Oliver Kienle, sin duda, ha tomado ciertas referencias para esta Cuatro manos (2019). Algunas frases de este gran guion reiteran su tragedia en mi cabeza mientras pienso en la película. Me ofrecen espacio para la reflexión y el silencio: “Si (yo) fuera normal, ¿habríamos tenido alguna posibilidad?”. No hay nada más obsceno y triste que no tener la oportunidad de ser feliz.

Trailer

DIRECCIÓN5
GUION7
INTERPRETACIÓN6
Nota de lectores1 Vota4.2
LO BUENO
Un guion rico y complejo con multitud de capas narrativas.
LO MALO
Una dirección que no está a la altura del guion y la frialdad de unos personajes con los que no empatizas.
6
¿Te unes?