Crítica de ‘Animal de compañía’ (Pet). La película llega de la mano de otra de las nuevas promesas del llamado ‘spanish horror’, el director Carles Torrens. Buenos giros de guion y grandes dosis de gore que no serán suficientes para crear una estructura sólida y verosímil para el espectador.

Crítica de la película ‘Animal de compañía’ (Pet)

Tras su paso por el Festival de Sitges y por la 14ª Muestra Syfy llega a los cines la cinta de suspense y terror Animal de compañía (Pet). Una propuesta que pese a desarrollar buenas ideas y sorprender con un giro final de guion bastante contundente e inesperado, contiene gran número de irregularidades y lugares ya visitados que terminarán por convertirla en una cinta tan sólo apta para el público amante del cine de género que busque nuevas historias de terror medianamente disfrutables y entretenidas con las que pasar la tarde pegado a un gran bol de palomitas.

Ksenia Solo será la "guapa" acosada

Ksenia Solo será la “guapa” acosada

Partiremos de una premisa bastante usada ya dentro de este tipo de cine: un psicópata, Seth (Dominic Monaghan) se obsesiona con una chica tan mona como inaccesible para él, Holly (Ksenia Solo), con la que parece que hace años compartió pupitre. Poco a poco irá cercando el terreno de su víctima, siguiendo sus pasos hasta el trabajo, a su casa… Luego comenzará una labor de conquista forzada y fingida que le llevará a simular un primer acercamiento “fruto de la casualidad”, hasta enviar ramos de flores con mensajes amenazadores con los que empezará a sentirse incómoda cuando vuelva de noche sola a casa. Y así es como comienza la pesadilla de Holly que, tras varias semanas sufriendo ese acoso incesante, terminará encerrada en la jaula del oscuro sótano de una perrera.

Ksenia Solo ya va teniendo mala cara.

Ksenia Solo ya va teniendo mala cara.

Y es precisamente aquí donde la película se estanca. Tras haber usado todos los típico tópicos de una cinta de terror donde una atractiva rubia parece ser el nuevo objetivo de un psicópata, el director Carles Torrens (un nuevo talento del cine de terror nacional) encierra a sus dos protagonistas en una situación sin salida, a ella en la jaula y a él vigilando que su nueva mascota no se muera por falta de alimento. Lo único que mantendrá la curiosidad del espectador serán algunos golpes de efecto y giros tan salvajes como imprevistos. Aquí llegarán los momentos más gores de la cinta donde los amantes de los festivales de terror disfrutarán al máximo (los gritos y las coñas se apoderan de la sala, si nunca has estado en uno de estos festivales no sabes lo que te estás perdiendo). Quizá el principal problema es que su historia no se basa en nada sólido, o por lo menos abandona rápidamente aquello que la podía hacer interesante e innovadora: una crítica hacia la sociedad en la que vivimos actualmente donde priman las relaciones virtuales a las personales, y donde todo es aparentar basando la felicidad en un vulgar postureo; además los personajes no están desarrollados, no producen empatía alguna en el espectador.

Dominic Monaghan tiene pinta de perturbado

Dominic Monaghan tiene pinta de perturbado

Animal de compañía (Pet) se apoya en golpes de efecto y violencia, que funcionan en momentos concretos, pero las carencias de la propuesta son tantas que no logra llevar su fin a buen puerto. La parte más sólida de la historia, aquella en la que Holly es torturada “por su bien” en el sótano de la perrera, queda enturbiada por la inverosimilitud de todo lo que rodea a su búsqueda en el exterior.

Crítica de la película "Animal de compañía" (Pet): Una buena idea limitada
DIRECCIÓN5
GUION4
INTERPRETACIÓN5.5
LO BUENO
  • Los giros de guion y un gore bien utilizado.
LO MALO
  • Falta química entre los actores para que el espectador sea partícipe de su perturbadora relación.
  • Todo aquello que rodea la búsqueda de Holly.
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
7.7

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.