Lulu Wilson

Crítica Ouija 2, el origen del mal: Película recomendada para Halloween

El estreno de la película “Ouija 2, el origen del mal” hará las delicias de quienes celebran Halloween. Terror recomendado para pasar el rato.

Crítica ‘Ouija 2, el origen del mal’

Hay festividades que marcan una época. Las más populares son las Navidades, que es la más señalada por tradición, y la Semana Santa, que es menos alegre pero dan vacaciones en el cole. También existe el día de todos los santos, igualmente apoyada por el calendario católico, una fiesta bastante impopular allá por los años 80. En Semana Santa, alguno se va de procesiones. En Navidades todos nos hartamos a comer (bueno, todos los que tenemos suerte) celebrando sin parar cambio de año, el nacimiento de un niño Dios, y la entrega de presentes al mismo. Pero y ¿el día de todos los Santos? Bueno, el que es más devoto va al cementerio a poner flores a sus difuntos, pero la verdad, aquí en España, poca fiesta es eso, más bien al contrario (¡Y lo bien que lo saben llevar en México!).

Elizabeth Reaser es Alice, Lulu Wilson es su hija Doris y Henry Thomas es El Padre Tom
Elizabeth Reaser es Alice, Lulu Wilson es su hija Doris y Henry Thomas es El Padre Tom

Pero he aquí que la influencia Estadounidense hizo una buena acción dando un empujoncito al día anterior de Todos los Santos para transformar una noche de recogimiento, la noche de los difuntos, en algo festivo tan festivo y novedoso como… “El carnaval 2”. Y así, queridos amigos, comenzó Halloween en España. Una noche de disfraces orientados al terror (para las demás temáticas ya tenemos el “Carnaval 1”) llena de nuevas posibilidades fiesteras. El que escribe es muy fan de “The Rocky Horror Picture Show” así que se planta un disfraz de Halloween en tal remarcado día y se marcha a ver la proyección de la película -tradición británica-. Pero si ese plan no estuviera disponible le apetece -¡y mucho!- meterse en un cine a ver una película de terror, buena, a ser posible. Y si no es posible, que por lo menos sea juvenilmente festiva. Es decir, que haya sobresaltos forzados, monstruos o fantasmas llevados al límite y que los jovencitos de alrededor no paren de dar gritos.

Ouija: El origen del mal, cumple en parte cada uno de los requisitos

Universal suele escuchar mis plegarias porque no hay Halloween que no suelte una película de estas características -quiero creer para hacerme feliz-. Este año, con la precuela Ouija: El origen del mal, la distribuidora presenta una candidata que cumple la mitad de la mitad de las posibles expectativas. Es decir, alberga pinceladas de buena película -tiene una factura muy pero que muy cuidada-, y seguramente haga gritar a los jóvenes -aunque esto le haga caer en los tópicos de las malas películas-. Dos partes de un todo que en conjunto resta sin llegarle a quitar todo el valor: O una película de terror es mala pero llena de sobresaltos -y de lo mala que es, es buena- o es buena, y tienen cuidados todos los aspectos de la obra -en especial el guión-, no sólo la factura. Y a no ser que estemos hablando de La Cabaña en el Bosque, que está fabulosamente bien justificada, las dos cosas no se puede.

Elizabeth Reaser (Alice) acechada por la actriz Lulu Wilson (Doris)
Elizabeth Reaser (Alice) acechada por la actriz Lulu Wilson (Doris)

Aún así el director Mike Flanagan (Oculus 2013), coguionista de esta precuela junto a Jeff Howard (también Oculus, 2013), logra un resultado que, si lo comparamos con su antecesora Ouija (2014), es de sobresaliente, casi de matrícula de honor. Juntos han logrado una apetecible historia típica de Halloween a partir de unos posos tan mediocres como punto de partida.

El film original se resume en una predecible trama centrada en la sucesiva muerte de colegas adolescentes tras jugar irresponsablemente con la tabla para contactar los espíritus. De hecho, salvo algunas localizaciones como la casa, y la excusa de contar el por qué de los espíritus cabreados, a penas tiene que ver una película con la otra. Un cambio que insisto marca la diferencia para bien. Esta segunda parte es totalmente independiente y, salvo cuatro detalles que parecen impuestos para justificar la continuidad, logra destacarse con una personalidad propia, diferente y necesaria.

Henry Thomas (Padre Tom) haciendo frente a la joven actriz Lulu Wilson (Doris Zander)
Henry Thomas (Padre Tom) haciendo frente a la joven actriz Lulu Wilson (Doris Zander)

Ouija, El origen del mal tiene unos 50 minutos sobresalientes. Algo encomiable teniendo en cuenta que su duración es de una hora y media aproximadamente. Hay respeto por los personajes, por la presentación, por los encuadres, la fotografía, la iluminación… ¡Por la tabla de Ouija! Tan sólo viendo la antigua cortinilla de Universal al empezar la película, la que era empleada por la distribuidora a mediados de siglo, el espectador recibe de inmediato el esfuerzo por crear un ambiente más cuidado que el de una simple película de sustos. Así la cinta se revela llena de pequeños detalles, como los topos (las marcas negras en forma de círculo arriba a la derecha que aparecían en las películas de 35mm para indicar el cambio de rollo) que aparecen durante la película acompañados del efecto momentáneo de pérdida de sonido (simulando el cambio de rollo); los sutiles zooms durante ciertas escenas; el pintado empleado para simular la película del rodaje de los sesenta; y los comedidos efectos visuales en las escenas de acción paranormal.

Parece que a la actriz Lulu Wilson (Doris) no le falta el trabajo en el cine de terror. Parker Mack es la víctima Mikey.
Parece que a la actriz Lulu Wilson (Doris) no le falta el trabajo en el cine de terror. Parker Mack es la víctima Mikey.

Ahora la película consigue que el espectador tenga el debido respeto por el juego de mesa original de Hassbro y logra que todo tenga un cierto sentido hasta que pasan los 50 minutos. A partir de ahí se acabó la sutileza y el seso. A partir de ahí comienzan los forzados sobresaltos, las máscaras digitales y las muertes pasadas por alto -esto es cuando alguien descubre que ha fallecido un ser “querido” cercano y en el mismo momento pasa a completar su siguiente objetivo inmediato; como acabar con un espíritu o hacer la compra en el súper, lo mismo daría-. Unos recursos que tienen su efecto en el patio de butacas, más por el estridente estruendo de los altavoces que por la tensión creada. Por suerte, entre tanta fanfarria, todavía habrá brillantes diálogos -hábilmente destripados en el trailer-, espeluznantes imágenes -buen eso del maquillaje y efectos especiales digitales-, y tétricos planteamientos -un tanto discursivos pero bastante efectivos-.

En conclusión: Canto más origen de la Ouija y menos “mal”, mejor

Claro y meridiano. Cuanto más alejados de la historia original mejor que mejor. Cuantas más licencias tomadas, como resituar la historia en los años 60 en vez de los supuestos 50 que indicaba la primera parte, mejor. Aunque al final todo se encamine al embrollo mágico de atracción del terror de Halloween, Ouija: El origen del mal, logrará la aceptación tanto del público exigente como del que solo desea sentarse a pasar un buen rato de “Carnaval 2”, de festividad.

Eso sí, lo mejor de todas es probablemente recordar que la película está “Basada en el juego de mesa de Hasbro, Ouija”. Hay que ver la mala leche que tenían los adultos de los años 60.

Trailer ‘Ouija 2, el origen del mal’

DIRECCIÓN
8
GUIÓN
7
INTERPRETACIÓN
7
FOTOGRAFÍA
8
Reseña de lectores4 Votos
5
LO BUENO
La reinvención de Ouija da como resultado una película de terror que se puede tomar en serio.
Una factura totalmente cuidada, llena de detalles.
Recordar que la Ouija se vendía como juego de mesa
LO MALO
El desmadre final siempre es inevitable en este tipo de películas.
Cuando el guión da paso a los efectos especiales.
La insoportable levedad de la muerte hace acto de presencia.
6
Recomendada para Haloween
Más artículos
Crítica de Hotel Transilvania 3, ya en Netflix
Crítica de Hotel Transilvania 3: Unas vacaciones monstruosas