Película Nadie sabe que estoy aquí de Netflix: Crítica

La película Nadie sabe que estoy aquí es la primera producción chilena en Netflix, la cual narra una historia bastante explotada por el cine convencional desde otro punto de vista. Centrándose así en el personaje principal (interpretado por Jorge Garcia) y los efectos psicológicos que han supuesto para él haberse convertido en un juguete roto. Una película que no está dirigida a todo tipo de público, pero que quizá convenza a aquellos amantes de un cine más introspectivo y pausado. Aquí comenzamos nuestra crítica de la película Nadie sabe que estoy aquí de Netflix.

Sinopsis

Un joven llamado Memo (Jorge Garcia) vive en una lejana granja de ovejas, en Chile, ocultando su talento musical debido a una terrible experiencia que hizo que toda su vida se truncara. Mantiene un perfil bajo y se dedica, junto a su tío, a vivir una vida tranquila y a ocuparse de la granja. Apenas es capaz de hablar y nada parece que vaya a romper con su rutina, hasta que, por sorpresa, aparece una mujer que hará que todo cambie, aunque no como todo el mundo esperaría.

Escena de la película Nadie sabe que estoy aquí de Netflix
Escena de la película Nadie sabe que estoy aquí de Netflix

Crítica de la película Nadie sabe que estoy de Netflix

Gaspar Antillo (director) nos trae una película muy personal producida por Pablo Larraín y protagonizada por el actor Jorge Garcia, al cual todos conoceremos de la famosísima serie ‘Lost’. La cinta se estreno el pasado 24 de junio de 2020 en Netflix.

La primera película chilena de Netflix

Con Nadie sabe que estoy aquí estamos ante la primera película chilena de Netflix que nos sorprende con una interpretación magistral por parte de su protagonista, Jorge Garcia, y a un ritmo lento y reflexivo del metraje. No es una película para todos los públicos, debido a que a pesar de poseer un argumento bastante sencillo y ser un filme más corto de lo habitual, el ritmo es pausado y se centra en explotar las características psicológicas de los personajes; más en concreto del personaje de Memo, el protagonista. En muchos puntos nos podría recordar al cine de Nicolas Winding Refn (Drive), con personajes sin apenas diálogos y planos largos, donde el centro narrativo recae en la psicología de los personajes.

Escena de la película Nadie sabe que estoy aquí de Netflix
Escena de la película Nadie sabe que estoy aquí de Netflix

El reparto encabezado por Jorge García

Del resto del reparto, ya sean María Paz o Gastón Pauls, no hay mucho que decir, ya que apenas aparecen en pantalla y no tienen un papel muy relevante. Aun así, están a la altura y consiguen que entremos por completo en esa atmósfera trágica y nos sintamos parte de la vida apagada de Memo.

Dicho esto, sí que cabe profundizar en los claroscuros que nos presenta el personaje de Jorge Garcia, aparentando ser un claro ejemplo de persona traumada, despreciada por la sociedad y obligada a renunciar al único sueño que le mantenía con vida. Dando un mensaje claro sobre la superficialidad en el arte y lo complejo que es aceptar una realidad que no se adecua a nuestras aspiraciones o deseos. Al principio podríamos creer que es una persona cruel y algo agresiva, sin embargo, durante el metraje nos vamos dando cuenta de que es una persona enfurecida con un mundo que nunca le ha querido ni apreciado.

Jorge Garcia en la película
Jorge Garcia en la película

La dirección de Gaspar Antillo

La dirección hace alarde de una gran capacidad técnica y Gaspar Antillo nos hace ver que se puede hacer una narración lenta sin necesidad de aburrir o alargar innecesariamente, mostrando con imágenes sentimientos reconocibles que acongojan el corazón. El único contra que podríamos destacar en esta crítica de la película Nadie sabe que estoy aquí es que quizá hace un abuso de los planos aéreos, sin ser estrictamente necesarios, con la única finalidad de alargar algo más la película.

La banda sonara, esa tarea pendiente

En contraposición, la banda sonora, no representa una gran calidad artística, repiten la misma canción infinidad de veces. Es paradójico que pese a ser una película que versa sobre música, la música tenga el papel menos relevante. Sin duda, se podría decir que esto es lo peor de la película. Hubiera deseado escuchar alguna que otra canción original y una banda sonora capaz de erizar nuestra piel.

Jorge Garcia protagoniza la película
Jorge Garcia protagoniza la película

Opinión final

En definitiva, esta producción es un buen comienzo para Gaspar Antillo para construir una carrera internacional, aunque quizá sea algo arriesgado entrar en Netflix con una película tan personal y orientada a un público tan nicho.

Nadie sabe que estoy aquí de Netflix no es una gran película, pese a ello, sin duda, es disfrutable. Siempre y cuando tengas presente que no es una propuesta dinámica y que tendrás que prestar atención a cada detalle y adentrarte en la psicología de un personaje, sin apenas diálogo, atormentado por su pasado.

Trailer

RESEÑA FINAL
Destacar la interpretación de Jorge Garcia en una película completamente intimista e introspectiva.
DIRECCIÓN
6
GUIÓN
5
INTERPRETACIÓN
7
LO BUENO
Una nueva visión sobre lo que significa ser un juguete roto.
Maravillosa alegoría sobre la superficialidad que habita hoy en día en el arte y como puede afectar a una persona el tener que renunciar a todos sus sueños.
Una grandísima interpretación por parte de Jorge García que erizará nuestra piel.
LO MALO
Una historia muy simple narrada con un ritmo muy lento que a veces puede parecer pesado.
No es una película para todo el mundo, el gran público puede no conectar con el tono tan personal del director.
6
Más artículos
Crítica de la película The vast of night de Amazon Prime Video
Crítica de la película The vast of night de Amazon Prime Video