Casey Affleck da una lección de interpretación en este drama nominado al Oscar, ‘Manchester frente al mar’. Una película aparentemente simple en su planteamiento, pero compleja en su desarrollo.

Crítica de ‘Manchester frente al mar’

Manchester frente al mar es de esas películas que, si no fuera por las nominaciones que acarrea, poca gente mostraría interés por ella más allá de los cinéfilos y críticos. Y es que su condición de drama convencional, alejado de grandes efectos especiales y estrellas mediáticas, la relegan a cines donde lo más novedoso que se puede encontrar es a alguien menor de treinta años. Valgan estas frases para reivindicar el cine menos mediático, el que te sorprende con historias sencillas y te reconcilia con el séptimo arte.

Casey Affleck y Lucas Hedges en una escena de Manchester frente al mar

Casey Affleck y Lucas Hedges en una escena de Manchester frente al mar

La película de Kenneth Lonergan, director y guionista, centra su discurso en Lee, su atormentado protagonista, y su sobrino Patrick. Ambos son el hilo conductor para hablarnos de sentimientos tan complejos como la culpabilidad y la necesidad de redención, aquello que hacemos por encontrar el perdón, aunque nuestros intereses no se afanen en ello. Lonergan se toman su tiempo en mostrar las cartas de la partida. El relato es pausado, y va acumulando las emociones hasta su tercer acto. El director sabe que su película podría discurrir entre lo sensible y melodramático, pero opta por mostrarnos el lado más crudo de la vida, sin concesiones ni momentos para derrotar al espectador. El público de la sala se convierte en voyeur de la vida Lee, de sus problemas, casi como actantes que emiten un juicio de valor desde sus butacas. Aquí el drama lo viven los personajes y solo ellos. ¿Significa esto que Manchester frente al mar es una película fría? Para nada, pero el film sabe mantener la distancia con el espectador, y eso es lo que hace que acabe llegando más, sobretodo en el caso de los descreídos.

Casey Affleck, nominado al Oscar por la cinta

Casey Affleck, nominado al Oscar por la cinta

Técnicamente el film es correcto, sin ningún tipo de alardes. El equipo sabe que lo más importante es la historia que se está contando y más aún sus personajes. Y es aquí donde la película muestra todas sus armas, y el que las empuña no es otro que Casey Affleck. Su interpretación en esta cinta es sencillamente magistral. El actor ya había demostrado su potencial en otras películas, destacando la injustamente olvidada “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford”, pero lo que hace aquí supera cualquier trabajo previo. Su creación, basada en la contención, es capaz de hacernos olvidar completamente al intérprete y ver a un Lee roto por dentro, que no ve más esperanza en la vida que redimirse de terrores pasados. Aunque Affleck sea el reclamo principal, y cargue sobre sus hombros con buena parte del conjunto, le acompaña un reparto que no se amilana ante su presencia. Lucas Hedges aguanta el tipo con el rol de Patrick, Kile Chandler recrea un personaje que le sienta como un guante, y hasta podemos ver a un desaparecido Matthew Broderick. Pero si alguien le planta cara a Affleck y deslumbra con sus escasos minutos en pantalla, esa es Michelle Williams. La actriz, que representa a la ex mujer de Lee, es capaz de conmovernos con una escena que debería recordarse como una de las mejores del film. El duelo entre una desconsolada Williams y un depresivo Affleck, justifican el dinero de la entrada de esta película.

Michelle Williams nos regalará una de las mejores escenas de la película

Michelle Williams nos regalará una de las mejores escenas de la película

Manchester frente al mar toca temas universales desde la perspectiva de la tragedia familiar y lo hace con sencillez, dejando todo el peso en manos de unos actores que están en estado de gracia. Una de las películas de año, que merece todos los premios que su reparto se lleve y los que injustamente le arrebaten.

Crítica Manchester frente al mar: La culpa, la redención
DIRECCIÓN8
GUION7
INTERPRETACIÓN10
LO BUENO
  • Casey Affleck y Michelle Williams.
  • Lo temas que trata a través de un drama familiar.
LO MALO
  • El #OscarSoWhite puede jugar en contra de su palmarés.
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.6

Una Respuesta

  1. HemosVisto

    Una de las grandes bazas de “Manchester frente al mar” es evidentemente el trabajo de sus protagonistas, especialmente Cassey Affleck y el joven Lucas Hedges. La verdad, hacen un trabajo difícil y brillante.
    En cuanto a la película, la verdad es que es muy difícil de valorar, por lo durísimo de su argumento que la convierten, en una buena película para un público muy minoritario. Veo difícil que gane el Oscar a la mejor película, pero mejor interpretación masculina (principal y de reparto)… más que claro.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.