Merecido premio para el director Alexandre Aja, Nocturna Visionary Award, por su nuevo trabajo Horns (Cuernos). Una interesante película mezcla de géneros donde Daniel Radcliffe se convierte en ese “demonio” que ha bajado a la Tierra para arrastrarte a tu propio infierno.

Crítica: HORNS (CUERNOS)

Interesante mezcla de géneros firmada por Alexandre Aja (Alta tensión, Las colinas tienen ojos) la que encontramos en la primera noche programada en esta edición del Festival Nocturna 2015. Bajo el título de Horns (Cuernos) disfrutaremos de una fábula con toques de humor negro, dosis de gore, algún que otro susto inesperado, una intensa historia de amor y como hilo conductor un thiller policiaco. Y lo más sorprende, todas las piezas encajan, se complementan y finalmente funcionan a la perfección.

Daniel Radcliffe en la película "Horns (Cuernos)"

Daniel Radcliffe en la película “Horns (Cuernos)”

La historia de esta Horns (Cuernos) comienza con la violación y el asesinato de la joven Merrin (Juno Temple), cuyo cuerpo sin vida es encontrado en pleno bosque. Tras una acalorada discusión pública en un restaurante, ahora su novio Ig (Daniel Radcliffe) parece ser el único sospechoso de dicho crimen. Los vecinos del pequeño pueblo donde vive, la policía y la prensa intentarán darle caza por todos los medios e inculparle del pasional asesinato de su novia. A Ig no le quedará más remedio que, aún consternado por la muerte de su querida Merrin, comenzar una cruzada para limpiar su nombre y encontrar al verdadero culpable para hacer justicia.

Daniel Radcliffe en la película "Horns (Cuernos)"

Daniel Radcliffe en la película “Horns (Cuernos)”

Y es que ¿hay peor infierno en vida que perder de manera tan terrible a la persona que amas? Bajo esta premisa se nos presentará la peculiar adaptación cinematográfica de una de las novelas más aclamadas del escritor Joe Hill, hijo del maestro del terror Stephen King. Una leyenda que vincula a dos mundos muy diversos, el espiritual encarnado por Merrin, cuyo personaje es dibujado prácticamente como el de una sexy y etérea hada, con el infernal ilustrado a través del personaje de Ig, al que le acabarán saliendo cuernos y tridente según pasen los minutos de metraje. Pero más allá de lo que se pueda presuponer en un primer momento, los cuernos de Ig se convertirán en un don, ese “súper poder” que le permitirá conocer los secretos y deseos más ocultos de todos los que le rodean. Poco a poco, estas macabras confesiones irán aportando algo de luz al asesinato de su chica.

Daniel Radcliffe en la película "Horns (Cuernos)"

Daniel Radcliffe en la película “Horns (Cuernos)”

Por su parte, Daniel Radcliffe hace un trabajo magnífico en esta Horns (Cuernos). Ig es un reto complicado, ya que se encuentra en la dualidad de querer seguir siendo la persona buena y amable que era y la sed de venganza que le lleva a convertirse en un verdadero demonio dispuesto a hacerte pasar por tus peores pesadillas hasta encontrar al indeseable que le ha llevado hasta esta desesperada situación. Además, dicho personaje sirve de denuncia intencionada, bajo cuernos y tridente, de esa doble moral que lleva mucha gente donde imponen una conducta intachable y una felicidad extrema de cara a la galería pero ¿qué hay cuando nadie les ve?

Daniel Radcliffe y Juno Temple en la película "Horns (Cuernos)"

Daniel Radcliffe y Juno Temple en la película “Horns (Cuernos)”

Macabra, divertida e intrigante a partes iguales, Horns (Cuernos) nos irá introduciendo poco a poco en su mágica atmósfera mientras buscamos al misterioso asesino, eso sí, conservando hasta el último momento la duda sobre su desenlace de manera magistral. Todo ello acompañado de un espectacular trabajo en cuanto a efectos especiales, unos planos y secuencias dignos de aplauso -como el arranque con Ig absolutamente ébrio tras enterarse de la muerte de su novia- y la destacable fotografía de  Frederick Elmes -atención a la secuencia donde el hermano de Ig sufre alucinaciones tras una sobredosis de drogas-. El único pero que se le puede poner a la cinta es su duración, sus 126 minutos de metraje son demasiados para mantener una trama que se podría haber resuelto media hora antes.

Trailer: HORNS (CUERNOS)

Horns (Cuernos): Crítica de la película en Nocturna 2015
DIRECCIÓN8
GUION6.5
INTERPRETACIÓN8
FOTOGRAFÍA8.5
LO BUENO
  • El trabajazo que hace Daniel Radcliffe en el papel de Ig,
  • Su cuidadísima fotografía.
LO MALO
  • Su media hora de más de duración.
7.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
8.5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.