Crítica de la película “Hereditary”: Tras sorprender en el festival de Sundance, nos llega está película de terror llamada a ser una de las más importantes del año dentro de su género al presentarnos una historia muchas veces vista pero contada desde otro prisma.

Crítica de la película “Hereditary”

Hereditary es de esas películas que te hacen reconciliarte con un género que siempre te decepciona y en el que pocas esperanzas albergas. Su historia, no pocas veces vista, se presenta desde el punto de vista de una madre que no puede soportar el dolor, al igual que el hijo de esta, que tiene que cargar con la culpa. Un tema, la culpa, que es el pilar fundamental donde todo el relato se sustenta y del que parten las intenciones del guion de Ari Aster, que se esfuerza en ir cociendo a fuego lento todas las circunstancias que van a desembocar en un final de esos que son difíciles de olvidar.

Milly Shapiro en la película Hereditary

El propio Aster construye una puesta en escena muy interesante, mostrando esas analogías entre la vida real y la que construye en miniatura la atormentada protagonista. Los elegantes travellings laterales se consolidan como marca personal de este director que, con su ópera prima, ha demostrado que se puede tener personalidad dentro de un género tan manido como el terror y plantarle cara a profesionales consagrados como James Wan. Su mayor acierto, más allá de su buen hacer tras la cámara, es llevar al espectador a un lugar profundo de su psique; algo difícil de explicar que se experimenta durante el visionado del film, a lo que se suman algunas escenas verdaderamente perturbadoras que convierten Hereditary en una de las películas más estimulantes del año. Aquellos espectadores que esperen los consabidos sustos adornados por apabullantes decibelios deben saber que esto es otra cosa. Aquí el sufrimiento es mucho más profundo, más ligado a los personajes, a los que el guion les dedica bastante tiempo de desarrollo, haciendo que el público empatice irremediablemente con ellos y que de ahí nazca el miedo que se va a desarrollar, sobre todo, en el último tramo de la historia. Por tanto, más que gritar ante los sobresaltos, el espectador debe estar preparado para resistir a una batería de imágenes que se le van a quedar grabadas en la retina durante mucho tiempo, descubriendo que Ari Aster está mas cerca de un cineasta como el primer Polanski que de otros más efectistas.

Toni Collette en la película Hereditary

A nivel técnico, tanto la fotografía como la música consiguen crear una atmósfera malsana de la que cuesta desprenderse al abandonar la sala. En especial, la banda sonora de Colin Stetson llega a machacar los tímpanos con sus recurrentes zumbidos y sonidos de fondo que recuerdan al cine de Lynch.

El reparto está encabezado por Toni Collette, actriz de sobrada solvencia y con experiencia en el género, que nos brinda una interpretación totalmente desgarradora y terrorífica en sus últimas consecuencias. La secunda el buen hacer del siempre correcto Gabriel Byrne junto a Alex Wolff y la verdadera revelación de la cinta, la joven Milly Shapiro; todo un descubrimiento salida del teatro musical, presentado todo su arsenal interpretativo en su debut cinematográfico.

Hereditary es posiblemente la película de terror del año. Su planteamiento, el desarrollo de los personajes, lo estremecedor de algunas de sus escenas y el buen hacer de Ari Aster la convierten en una imprescindible para aquellos que busquen emociones fuertes con una historia interesante detrás.

Trailer de la película “Hereditary”

Crítica de la película de miedo “Hereditary”: la sorpresa
DIRECCIÓN7
GUIÓN6.5
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • El reparto.
  • Una historia típica contada de manera distinta.
  • Algunas escenas son realmente perturbadoras.
LO MALO
  • Quizá, para algunos, tarde en despegar.
6.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
9.8

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.