Crítica de Freud (serie de Netflix): De médico a detective

Disponible en Netflix

La serie Freud de Netflix es una puesta por el entretenimiento que poco tendrá de “basada en hechos reales”. Suspense, asesinatos, ocultismo, mediums, hipnosis, cocaína… serán los elementos de esta serie de ficción. Os dejamos con nuestra crítica de Freud, el padre del psicoanálisis convertido en ‘Holmes’.

Sinopsis de Freud (serie de Netflix)

Freud es una serie de suspense que contiene ciertos elementos de terror y del fantástico, y que nos acerca al universo de un joven psicoanalista llamado Sigmund Freud, que será involucrado sin quererlo en un caso de asesinato bastante inquietante. Debido a dicho incidente conocerá a la médium Fleur Salomé y al inspector de policía Kiss. El joven médico intentará utilizar sus innovadoras técnicas de hipnosis para lograr localizar la identidad de dicho asesino.

Escena de hipnosis de la serie Freud
Escena de hipnosis de la serie Freud

Crítica de Freud (serie de Netflix)

Quienes se acerquen buscando en esta serie una aproximación verídica a la vida y estudios de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis y de la psicología moderna, no encontrarán en la que nos ocupa una respuesta a sus expectativas. La nueva serie de Netflix de la que todo el mundo esta hablando en redes sociales, simplemente dibuja el personaje de forma somera utilizando como excusa su famoso psicoanálisis y sus técnicas de hipnosis para adentrarnos en un relato fantástico.

Fleur Salome (Ella Rumpf)
Fleur Salome (Ella Rumpf)

La serie Freud de Netflix

Netflix apuesta por una nueva serie en su catálogo que mezcla suspense, asesinatos y ocultismo. Combinación que está resultando todo un éxito, por algo lleva semanas en su top diez de los contenidos más vistos, lo que convierte a Freud en una de sus apuestas más sólidas para pasar este confinamiento.

La serie Freud de Netflix

Avalada por la pasada edición del Festival de Cine de Berlín, donde abrió la sección Serie Berlinale, aterriza en Netflix esta producción entre Alemania, Austria y República Checa. Una serie que hará las delicias de los amantes del fantástico pero que dejará insatisfechos a los acérrimos de las series históricas. Comenzamos con la crítica de Freud, un título con mucho gancho pero que en realidad tan sólo sirve para eso.

Freud y Kiss, personajes de la serie
Freud y Kiss, personajes de la serie

Su evidente parecido con ‘Penny Dreadful’

Marvin Kren se pone al mando de una propuesta que recuerda en gran modo a la serie ‘Penny Dreadful’, creada en 2014 por John Logan y producida por Sam Mendes. Pues bien, podríamos decir que ambas series resultan almas gemelas, resultando similar la ambientación, la temática -en cierto modo-, e incluso las características de sus personajes principales, hasta consiguiendo incluso que se parezcan físicamente: caso de Vanessa Ives (Eva Green) y Fleur Salomé (Ella Rumpf).

La propuesta, que está compuesta en esta primera temporada de ocho capítulos, viene cargada de sangre, vísceras y sexo, mucho sexo. No será raro que el mismísimo Freud muestre a cámara su esculpida parte trasera, haciendo que la serie se acerque peligrosamente hacia ‘True blood’, pero situándonos en la Austria del s.XIX.

Los personajes de la serie

Como ya hemos dicho, el personaje de Sigmund Freud sólo se usa como excusa para atraer al espectador. La época en las que se sitúa el relato, los conflictos políticos y sociales, y las investigaciones de Freud en los relativo al  psicoanálisis y a la hipnosis sí son verídicos, pero hasta ahí. La serie dibuja a un Freud más cercano a Sherlock Holmes que a un médico.

Robert Finster es Freud
Robert Finster es Freud

La serie presenta a Freud (Robert Finster), su protagonista, como un hombre obsesionado con sus estudios sobre la “histeria” y la hipnosis; mal visto por la mayoría de sus colegas de profesión; y adicto a la cocaína como método para llegar alcanzar ese estado de inconsciencia y sugestión ideal. No tardarán en cruzarse en su camino multitud de asesinatos en circunstancias extrañas, y un personaje de lo más cautivador, Fleur Salomé (Ella Rumpf), la cual parece haber nacido para lograr el estado mental propicio que necesitan las investigaciones del doctor. Todo ello harán que dicho personaje se acerque más a un estudioso de lo paranormal que a un reputado médico.

El personaje de Fleur Salome (Ella Rumpf) será el verdadero motor de la cinta, y la razón de que no perdamos el interés por la trama planteada. El misterio que envuelve la vida y niñez de esta médium húngara, y la extraña relación que mantiene con los enigmáticos la condesa Sophia von Szápáry (Anja Kling) y su leal compañero Viktor von Szápáry (Philipp Hochmair), son lo más interesante del relato, dejando a Freud en un segundo plano.

Opinión final de Freud (serie de Netflix)

La serie Freud de Netflix resulta una propuesta entretenida para aquellos a los que le guste el juego de suspense que supone encontrar a un asesino en serie. Pero recuerda: no estamos ante una biografía, esto es pura ficción.

Trailer

DIRECCIÓN
7
GUIÓN
7
INTERPRETACIÓN
8
Reseña de lectores1 Vota
8.4
LO BUENO
Descubrir el secreto que guardan los condes húngaros y su "hija" médium.
La construcción de los personajes den la historia.
Freud sabe mantiene el interés hasta el último capítulo.
LO MALO
Guarda demasiado parecido en algunos aspectos a la serie "Penny Dreadful."
Hay algunos elementos que están fuera de su espacio histórico.
7.3
Más artículos
Crítica de la película Nerve Un juego sin reglas
Película Nerve Un juego sin reglas: Crítica