HBO produce una nueva adaptación en pantalla de la inmortal obra de Ray Bradbury, protagonizada por Michael B. Jordan y el dos veces nominado al Oscar Michael Shannon.

Sinopsis de Fahrenheit 451 (2018)

Guy Montag (Michael B. Jordan), un bombero encargado de quemar los libros por orden del gobierno, conoce a Clarisse McClellan (Sofía Boutella), una chica que vive al lado de su casa. A partir de ahí, comienza a reflexionar acerca de su profesión y las implicaciones que esta conlleva. Confuso acerca de si los libros son buenos o no, decide robar uno cuando van a quemar una casa.

Crítica de Fahrenheit 451 (2018)

Resultaría extraño abrir una reseña como esta y no hacer, al menos, una leve mención a la referencial novela de Ray Bradbury; obra que, junto a 1984 (George Orwell) y Un Mundo Feliz (Aldous Haxley), conforma el triángulo fundacional que alumbró la creación de un subgénero, tan en boga hoy día, como el de las distopías. Del mismo modo, tampoco vendría muy a cuento no deslizar, al menos, unas pocas líneas sobre su adaptación en pantalla, realizada en 1966 por el afamado director francés François Truffaut, de resultado irregular y desarrollo aún más que problemático (como así reflejó el propio director en sus diarios de rodaje, publicados posteriormente por la revista especializada Cahiers Du Cinema). Por encima de cualquier valoración al respecto, es innegable el poso dejado por ambos referentes, no sólo en la historia de la literatura o el cine, sino directamente en la cultura popular a nivel global.

Michael Shannon en Fahrenheit 451 (2018) de HBO

Privilegio este que, de seguro, no compartirá la última película de HBO, una adaptación vacía de ambición y trufada de intrascendencia autoconsciente.

Pese a que el film dirigido por Ramin Bahrani aprovecha esta nueva actualización para aportar ideas que son interesantes (las obras de letra impresa son reliquias de tiempos pasados que los protagonistas de este film no conocieron; toda manifestación artística, así como su soporte, es susceptible de ser devorada por las llamas de los bomberos…), su desarrollo en pantalla no es nada acertado. El planteamiento formal es limitado, ramplón, incluso en ocasiones telefilmero; el tono, desganado y falto de chispa (permítaseme el chiste), lastrado por un montaje plagado de planos generales de la ciudad a modo de interludios entre secuencias que no ayuda nada.

En cuanto al guion, no contentos con arrasar del libreto elementos que doten a los protagonistas de la capacidad de generar empatía en el espectador, ni siquiera es capaz de rematar la función con un clímax ligeramente apañado. Y aunque así fuera, aunque los responsables del film hubieran apostado por un desenlace dinámico, incluso espectacular, lo cierto es que Fahrenheit 451 (2018) provoca que al espectador no le importe mucho lo que ve en pantalla.

Sofia Boutella en Fahrenheit 451 (2018) de HBO

Además, la química entre los actores principales del film brilla por su ausencia. Michael Shannon construye un capitán Beatty tirando de rostro ceñudo como única herramienta, mientras que Michael B. Jordan y Sofia Boutella demuestran hallarse bastante despistados durante toda la película.

Opinión final de Fahrenheit 451 (2018)

En resumen, una adaptación fallida y carente de alma, que da la sensación de ser más el resultado de unos derechos cerca de expirar, que de una verdadera intención por revitalizar un clásico de este calado. Una pena, especialmente en estos tiempos en los que las distopías (sobre todo en HBO) son más mainstream que nunca.

FAHRENHEIT 451 (2018): Crítica de la película de HBO
DIRECCIÓN4
GUIÓN3
INTERPRETACIÓN3
LO BUENO
  • El diseño de los trajes de bomberos es pintón…
LO MALO
  • Todo lo relacionado con el trauma infantil que arrastra Montag es horroroso.
  • Si a estas alturas se echa de menos a la doble Jane Birkin, mal vamos.
3.3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.