Este fin de semana se estrena “Ganar al viento”, documental que cuenta la historia de varios niños aquejados de enfermedades graves y muestra el día a día lidiando con su lucha interna.

Crítica del documental “Ganar al viento”

El documental es un género que pocas veces llega a la cartelera de los cines y cuando lo hace es de manera testimonial, provocando que para el gran público sea un género minoritario; escondiendo las virtudes que se pueden encontrar en historias como esta “Ganar el viento”. La película documental de Anne-Dauphine Julliand nace de la necesidad de contar una realidad a la que no solemos mirar a los ojos porque lo que nos devuelve la mirada es, quizá, demasiado duro. La enfermedad es algo a lo que todos tenemos miedo y de lo que no podemos escapar, pero cuando esta se apodera de los más inocentes, los niños, el sentimiento se multiplica.

Las pequeñas protagonistas del documental "Ganar al viento"

Las pequeñas protagonistas del documental “Ganar al viento”

La película muestra la historia de cinco pequeños, Imad, Ambre, Camille, Charles y Tugdual, aquejados de diferentes patologías graves, y de cómo cada uno de ellos planta cara a sus dolencias haciendo gala de una dignidad y fuerza de voluntad que dan más de una lección a los adultos.

Aunque el tema que trata el film pueda generar rechazo en gran parte de los espectadores por miedo al sufrimiento que van a sentir al ver a estos niños, la realidad es que la directora ha sabido mostrar la vida de ellos como un ejemplo de superación y demostrar que, aunque estén enfermos, el viaje continúa y hay que aprovechar cada momento que este nos brinda, sin caer en el abismo de la desesperación. Por tanto, estos pequeños son un atisbo de esperanza, un espejo en el que mirarse cuando nos quejamos de los problemas del día a día y creemos que no podemos soportar más carga, pues hay personas que, a pesar de tirar de una pesada mochila, lo hacen con una sonrisa, y en el caso de los niños, sin perder la inocencia.

Imagen del rodaje de "Ganar al viento"

Imagen del rodaje de “Ganar al viento”

Anne-Dauphine Julliand, que ya tuvo dos hijos con enfermedades graves, nos narra el día a día de los cinco protagonistas. Sus rutinas, sus juegos y cómo lidian sus padres con las dolencias de sus hijos, conforman el esqueleto de un documental que no apela a la lágrima fácil ni a intentar dar lástima, sino a normalizar la enfermedad y dignificar a estos héroes de sonrisa casi perpetua.

La película centra todos sus esfuerzos en contar la historia de los niños, dejando de lado la dedicación a los aspectos técnicos siendo estos aceptables, pero sin buscar la belleza de las imágenes, centrándose en el discurso y el mensaje que quiere transmitir la directora.

Una imagen del documental "Ganar al viento"

Una imagen del documental “Ganar al viento”

Ganar al viento” es un documental necesario, una lección sobre cómo afrontar los reveses de la vida de manos de cinco pequeños que desde su inocencia no serán conscientes del mensaje de fortaleza que transmiten y las enseñanzas que brindan a todo aquel que quiera asomarse a sus vidas.

Crítica del documental "Ganar al viento": Un mensaje francamente necesario
DIRECCIÓN6
GUIÓN7
MONTAJE7
LO BUENO
  • No intenta dar pena. Los momentos tristes están muy medidos.
  • Algunas frases de los protagonistas.
LO MALO
  • Lo maltratado que está el género documental en las carteleras españolas.
6.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
10.0

Una Respuesta

  1. Pipet Eduardo

    Buen dia:
    Yo lo vivi en carne propias no voy a ver la pelicula en la Argentina porque no se conoce todavia aqui sobre esa pelicula. Se del mensaje que dejan esos niños dado que perdi a un hijo de 12 años con quien la pelee 6 años pero no pudo resistir un transplante

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.