Una maravilla. Una película imparcial contada por los protagonistas de una generación traicionada por los ideales del comunismo. Actores de primera revivirán y darán vida a sus personajes.

Crítica: Regreso a Ítaca

Una azotea cerca del paseo marítimo de la Havana. Cuatro amigos de celebración al que se le unirá un quinto. Todos cubanos, cincuentones, contarán batallitas sobre su juventud y rememorarán aquellos lejanos tiempos que siempre parecen mejores. Esperanza, ideales, juventud, la belleza implícita… todo el futuro por delante.

Imagen de "Regreso a Ítaca"

Imagen de “Regreso a Ítaca”

Redonda es la película de Laurent Cantet coescrita con Leonardo Padura, autor de la novela en la que se basa la película “Regreso a Ítaca”. Fascinante es su reparto, hipnótico, interesante. Estas películas suelen nominarse “de actores”, que sin embargo no son más (y nada menos) que una herramienta de la que se compone la obra, una creación inimitable sobre las tablas aunque participara el mismo reparto. Otros útiles, como la cámara y la consiguiente cuidada fotografía, juegan un papel sutilmente importante, lienzo para el protagonismo de cada uno. Un fondo, el de La Havana, es un personaje más del reparto. Cuba vive en imágenes y su historia se revive en las experiencias de los protagonistas.

Imagen de "Regreso a Ítaca"

Imagen de “Regreso a Ítaca”

“Regreso a Ítaca” tiene mucho texto. Tanía (Isabel Santos), Rafa (Fernando Hechavarría), Alado (Fernando Hechavarría), Eddy (Jorge Perugorría) y Amadeo (Néstor Jiménez) hablan por los codos. No son aburridos, no son discursivos, hablan desde una experiencia que bien podría pasar por real. Diálogos sin afectación llenos de sentimientos que van desde lo más banal hasta lo más profundo sin que se note una mano artificial que indique las acciones o un papel que prescriba las palabras.

Como carente de intención, la película, mediante las palabras de sus protagonistas, dibuja el contexto histórico de Cuba, mientras que los encuadres hablan de su actualidad, mágica visión que encaja a la perfección con lo que parece pueda que sea el inicio de la transición. A pesar de la crítica de los personajes, no hay acritud ni resentimiento ajenos a su propia condición de ficción, siendo indudable la posible verdad de sus historias.

Imagen de "Regreso a Ítaca"

Imagen de “Regreso a Ítaca”

Cada personaje tiene una historia y todos parten de la misma. No es fácil intuir a dónde se dirige la trama pero poco importa porque el viaje es fascinante. Cada escena rebosa camaradería y el espectador se siente un invitado más en la celebración de este divertido grupo de amigos. No importa la edad, la sinceridad unirá a cualquier tipo de audiencia con un mínimo y la hará partícipe de sus inquietudes, pasiones, sueños y reflexiones. Sin despegarnos de los acontecimientos, es fácil encontrarse valorando la vida pasada mientras que los personajes hacen lo propio. Ideales, juventud, inexperiencia, ingenuidad, futuro, amor, responsabilidad, expectativas, éxito, ilusiones, decepciones… Todo constante, de menos a más y siempre en su momento justo. Sin empujar ni una emoción, sin buscar ninguna reacción, con la sinceridad por delante. Valores universales en el reflejo de una realidad particular, enmarcado en una situación histórica única, el régimen castrista, que sin aleccionar y fuera de toda pretensión, consigue como pocas películas reflejar lo bueno y lo malo de la particular situación cubana.

Sinopsis: Regreso a Ítaca

Cuatro cubanos amigos de toda la vida, Tanía (Isabel Santos), Rafa (Fernando Hechevarría), Alado (Pedro Julio Díaz Ferrán), Eddy (Jorge Perugorría), se reúnen para celebrar la visita de un quinto, Amadeo (Néstor Jiménez), exiliado en España desde hace quince años.

Recuerdos del pasado, bromas, canciones de Serrat, vino, risas, fotografías, revolución, intrigas, amores, ilusiones… Los cinco amigos hablarán desde la tarde hasta el amanecer de todo aquello que dejaron atrás con el tiempo y del futuro con el que se han encontrado. Conversaciones que quedaron pendientes resurgirán seguidos de reproches hasta que finalmente todo quede aclarado.

Cartel "Regreso a Ítaca"

Cartel “Regreso a Ítaca”

Trailer: Regreso a Ítaca

Crítica y Sinopsis de la película: Regreso a Ítaca
DIRECCIÓN9
GUIÓN8
INTERPRETACIÓN9
FOTOGRAFÍA10
LO BUENO
  • La película hace sentir al espectador que es uno más entre los amigos
  • Nada pretenciosa
  • La fotografía es clave
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
9.1

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.