El carismático actor Benedict Cumberbatch se pone en la piel del padre de la computación digital Alan Turing en esta fantástica “The Imitation Game”. Una película dirigida y guionizada por los apenas conocidos Morten Tyldum y Graham Moore respectivamente.

Sinopsis de “The Imitation Game”

Gran Bretaña 1952. Un agente de policía acude al aviso de un robo en la casa particular del profesor universitario Alan Turing (Benedict Cumberbatch). El antipático profesor pronto lo despacha sin presentar denuncia. Perspicaz, el agente decidirá investigar sobre el pasado de persona tan hosca.

A partir de ese punto, The imitation Game viajará en el tiempo, a la infancia, periodo de la segunda guerra mundial y los años cincuenta, para contarnos la fascinante historia de Alan Turing, un hombre de inquebrantable lógica que lideró el equipo de lingüistas, académicos y matemáticos responsables de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial al descifrar el código que empleaban los Nazis para su comunicación secreta.

Pero ENIGMA, la máquina que empleaban los Nazis para dicha comunicación, en realidad es el pretexto perfecto para descubrir los logros, las virtudes y las adversidades a las que tuvo que hacer frente, no sólo un portentoso científico, sino también una sociedad que hundió la personalidad y alma de miles de personas debido a su condición o género.

Cartel de la película "The Imitation Game"

Cartel de la película “The Imitation Game”

Crítica de “The Imitation Game”

The Imitation Game ya ha obtenido merecidos aplausos de la critica y nominaciones a los Globos de Oro convirtiéndola inevitablemente en una de esas películas que no deben dejarse de ver. Si la indomable audiencia concediese, sería justo que la recaudación y la taquilla fueran a la par de las estrellas que tantos medios con prestigio ha otorgado a semejante obra. Todo apunta en la dirección perfecta para que se convierta en uno de esos clásicos que mediante una verdad ficcionada (la historia de Alan Turing), todo el mundo lo pase bien en la sala. Tanto quien busca entretenimiento como quien busca calidad o quien prefiere pasar un rato agradable sin más, serán agradados en todas sus expectativas siendo además recompensados con un elemento que, aunque todas las condiciones sean las idóneas, no siempre aparece. Llámenlo magia si quieren.

Imagen de la película "The Imitation Game"

Imagen de la película “The Imitation Game”

Es fantástico y un verdadero placer encontrar una película como “The Imitation Game” en la que el público es tratado con respeto y educación. La película dirigida por Morten Tyldum carece de artificio, de arrogancia o de un aburrido guía que nos fuerce a ver aquellas cosas que damos por hecho que vamos a tener que ver. Es tan sorprendente en su concepción y razonamiento que es preferible desconocer cualquier tipo de información que atañe a sus protagonistas, más aun al tratarse de Alan Turing que, por otro lado, su misma persona ha sido todo un enigma para el público en general hasta que la reina de Inglaterra le otorgó un reconocimiento póstumo en 2013 debido a sus servicios prestados en reconocimiento a su labor en la Segunda Guerra Mundial.

Imagen de la película "The Imitation Game"

Imagen de la película “The Imitation Game”

“The Imitation Game” nos sitúa en el contexto con absoluta sencillez y elegancia. Las escenas se suceden ágiles a través de distintas líneas temporales que vienen a completar en cada momento justo el momento de la trama general. Un habilidísimo trabajo de guión con el que se mantiene siempre alto el ritmo de la película. Se cuenta lo justo en el momento necesario sin que por ello quede diluido nada de lo expuesto. No importa cuál sea el conflicto exacto de la escena, la guerra avanza inexorable y el tiempo corre en contra de un eterogéneo grupo de genios en campos tan diversos como la lingüística, la criptología, la lógica, las matemáticas y el ajedrez.

Imagen de la película "The Imitation Game"

Imagen de la película “The Imitation Game”

Es difícil hablar de los temas subyacentes de la película sin ser zafio o grosero. Su simple mención ya sería un “paletismo” en comparación con la sutileza con como los trata la película. De hecho, el final de la misma “The Imitation Game” es tan inesperado como contundente. Y no estoy hablando de los datos biográficos. Desde el inicio, la película se centra en Alan Turing y su trabajo para descifrar la máquina Enigma de los Nazis. Por supuesto, la película va de ello. De eso y de sus logros en el campo de la computación digital, imposible sin su contribución. Y sin embargo, en realidad, es también más trascendente que el simple relato de un acontecimiento histórico que ha sido grabado en los libros.

Imagen de la película "The Imitation Game"

Imagen de la película “The Imitation Game”

Graham Moore, guionista de “The imitation game”, siempre ha sido un apasionado del personaje de Allan Turing. Así cuenta que cuando era niño asistió a campamentos escolares de informática donde todos los críos hablaban del gran genio de los genios que no obtuvo nunca el reconocimiento suficiente como ha día de hoy los son Bill Gates y el fallecido Steve Jobs. La pasión del guionista impregna cada escena, cada secuencia dotando a la película de una invisible energía que atrapa la atención del espectador sin necesidad de un análisis. La emoción capta y retiene sin que uno entienda muy bien por qué. Es lo que tienen las buenas obras para ser universales… a todo el mundo le agrada de una manera que casi parece magia.

El reparto completa la parte que le corresponde para dotar a la película de vida. Así Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Charles Dance, Mark Strong y el resto del reparto interpretan con corrección y sutileza cada personaje asignado, siendo en el caso de Cumberbathch, con su sutil aproximación al síndrome de Asperger de Allan, y el siempre recto Charles Dance, algo que roza la excelencia en el primero y la maestría en el segundo.

“Te imitation game” es una película de tan alta calidad en todos y cada uno de los aspectos que contiene que dejará satisfecho a cualquier tipo de público que acuda a las salas. Nadie saldrá decepcionado siendo los espectadores más sensibles y despiertos los que la hallen fascinante.

Trailer de “The Imitation Game”

 

Crítica "The Imitation Game": Cine con mayúsculas
DIRECCIÓN9
GUION10
INTERPRETACIÓN9.5
FOTOGRAFÍA9.5
LO BUENO
  • El siempre carismático y particular Benedict Cumberbatch tiene el papel por el que será recordado.
  • El guion cuenta mucho más de lo que escenifica.
  • El inteligente montaje acompañando de la fotografía y ritmo hace de "The Imitation Game" una obra maestra.
LO MALO
  • Una vez más y como siempre, no poder verla en versión original en cualquier cine.
  • Pasarla por alto.
  • No invertir en una inteligente promoción de la cinta.
9.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
8.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.