Imagen Destacada Yo Frankestein
Imagen Destacada Yo Frankestein

Crítica de la película ‘Yo, Frankenstein’: otra aproximación innecesaria

Stuart Beattie dirige ‘Yo, Frankenstein’ basada en el cómic de Kevin Grevioux. La película se suma  a las muchas aproximaciones sobre la criatura de Mary Shelley que se han realizado en el cine, una revisión en principio atractiva que enfadará, y con razones suficientes, a los incondicionales.

Sinopsis de la película ‘Yo, Frankenstein’

Cartel de 'Yo, Frankenstein'
Cartel de ‘Yo, Frankenstein’

La criatura creada por el Dr Frankenstein, Adam (Aaron Eckhart), vuelve a caminar sobre la tierra. Esta vez como héroe, interviene en la guerra desatada entre gárgolas y demonios que luchan por hacerse con el control de la especie humana. Los demonios liderados por Naberius (Bill Nighy) experimentan, de la mano de la doctora Terra (Yvonne Strahovski), con ratas para crear vida después de la muerte y cumplir con su maléfico plan de un ejército de muertos vivientes, cuando la doctora Terra descubre las verdaderas intenciones de los demonios decide ayudar a Adam. Demonios y gárgolas, con de su líder espiritual Leonore (Miranda Otto) a la cabeza,  intentaran por todos los medios que Adam se sume a sus distintas causas.

Crítica de la película ‘Yo, Frankenstein’

El personaje de Frankenstein creado en el siglo XIX por la escritora Mary Shelley, ha tenido múltiples adaptaciones cinematográficas. Unas memorables como las de James Whale, Frankenstein (1931) y La Novia de Frankenstein (1935), otras en las que se pretendía ajustarse lo máximo posible a la novela de Shelley como  Frankenstein de Mary Shelley(Kenneth Branagh, 1994), comedias  de culto como El Jovencito Frankenstein (Mel Brooks, 1974), un original cortometraje de Tim Burton (Frankenwennie, 1984) y las numerosas aproximaciones  realizadas por  la productora británica Hammer. Actores como Robert de Niro, Boris Karloff, Peter Boyle han interpretado a la criatura hecha de retazos, el último  es  Aaron Eckhart.

Imagen de la película 'Yo, Frankenstein'
Imagen de la película ‘Yo, Frankenstein’

Yo, Frankesntein parte de una idea sugerente, la supervivencia del monstruo en la actualidad, desaprovechada al máximo por un argumento previsible con una trama más que vista: la lucha entre el bien y el mal y el triunfo del primero. La película se basa en el comic del mismo nombre creado por Kevin Grevioux, en la que actúa y firma el guion junto con el director y guionista  Stuart Beattie (Mañana, Cuando la guerra empiece, 2010).

Imagen de la película 'Yo, Frankenstein'
Imagen de la película ‘Yo, Frankenstein’

La segunda película de Beattie es un blockbuster sin ningún tipo de pretensiones más que las comerciales, la intencionalidad del producto es entretener sin romperse mucho la cabeza. De unos años a esta parte el cine pop corn es de los pocos que plantea, en mayor o menor medida, críticas claras a la sociedad de consumo, sin embargo Yo, Frankenstein se aleja de cualquier denuncia para encajar en un argumento y una construcción de personajes simplista; en el frente de los buenos las gárgolas y en el contrario los demonios que quieren someter a la humanidad. Aaron Eckhart, huyendo de la sociedad porque ha perdido toda su fe en los humanos, (le tendrían que advertir su naturaleza cosida a base de miembros de diferentes cuerpos) pasaba por allí, se sube al carro del bien y le bautizan como Adam. El protagonista, ante tanto estupor argumental, no sabe muy bien cómo encauzar su interpretación y opta por la vía rápida: la inexpresividad. El resto del reparto, tan perdido como Eckhart, se limita a salir del paso como puede y a tirar de todo tipo de clichés interpretativos.

Imagen de la película 'Yo, Frankenstein'
Imagen de la película ‘Yo, Frankenstein’

La realización de Yo, Frankenstein se excede en planos aéreos, travellings circulares y un sinfín de recursos influenciados por la estética de videojuego que no aporta nada nuevo al género. Desde los primeros minutos, su director se olvida de  la película y se centra en apabullar con efectos visuales y sonoros escenas de acción mil y una veces vistas. Empieza a resultar muy preocupante, en el vigente panorama actual y en todo tipo de género, el empleo de la voz en off; utilizar este recurso sin justificación clara, sólo para remarcar las imágenes que vemos, debería estar penalizado. Amén de un uso exacerbado de la música para intentar paliar las limitaciones de la película, y conducir al espectador por cada sentimiento que tiene que dejar fluir en las distintas secuencias.

Ahora que nos acercamos al verano y las salas de cine tienen que llenarse, encontraremos en la cartelera  más de un ejemplo, como Yo, Frankenstein, destinado a esta época del año. La película de Beattie es una obra sin muchas pretensiones,  que va perdiendo fuelle pasados los cinco minutos de visionado, dirigida a un público  complaciente y poco exigente.

Trailer de la película ‘Yo, Frankenstein’

DIRECCIÓN
5
GUIÓN
3
INTERPRETACIÓN
2
LO BUENO
La duración, 93 minutos.
LO MALO
El monólogo final que supone el bautismo de un nuevo héroe, o lo que es peor, una nueva saga.
3.3
Más artículos
Crítica de la serie Freud de Netflix
Crítica de Freud (serie de Netflix): De médico a detective