Aunque desgraciadamente el conflicto palestino-israelí nunca deja de ser noticia, este verano la situación alcanzó un nuevo nivel de dramatismo y de inútil indignación internacional. Casi como epílogo, se estrena en España  el docudrama ‘Dos metros de esta tierra’, del sevillano de ascendencia palestina Ahmad Natche.

Sinopsis de la película ‘Dos metros de esta tierra’

Dos metros de esta tierra - Cartel

Dos metros de esta tierra – Cartel

Con la excusa de la preparación y celebración de un Festival de Música en la ciudad de Ramala, diversas escenas y personas de distintas procedencias se suceden entre la cámara. Perdiéndose tanto en momentos cotidianos como en profundas reflexiones se demuestra que la vida, aunque cercada y condicionada, sigue para los palestinos. Pese a que su realidad es la misma desde hace décadas, su día a día puede ser otro.

Crítica de la película ‘Dos metros de esta tierra’

Hay películas  en las que el tema es tan poderoso que constituye por sí mismo una obra interesante o necesario. Si a eso lo acompaña una buena forma y estructura, el resultado puede ser maravilloso. Dos metros de esta tierra tiene casi todos los ingredientes, pero lamentablemente el problema es que falta coherencia y unión en su conjunto.

Imagen de la película 'Dos metros de esta tierra'

Imagen de la película ‘Dos metros de esta tierra’

Compuesto por lo que se podrían clasificar como tres momentos relacionados, el film de Natche se adentra en cuestiones que merecen atención y hacen crecer el interés del espectador. Comenzando con una poderosa sucesión de fotografías y un discurso en off que analiza el periodo en el que los jóvenes palestinos recibían instrucción militar en China (hecho histórico que no tiene gran presencia en obras audiovisuales) y reflexiona sobre la gran presencia de adolescentes y chicas en esos entrenamientos, Dos metros de esta tierra sabe trazar un interesante paralelismo hacia las nuevas generaciones de palestinos que, durante la preparación del Festival, no hablan tanto de Guerra y de asedio sino de Universidad, de exámenes y de chicos. A través de imágenes que también los retratan, aparentemente, son adolescentes “corrientes”, con sus sueños, sus ganas de prosperar y sus preocupaciones triviales. Como historias paralelas, también se muestran los distintos contactos que se establecen alrededor del Festival, ya sea entre profesionales afines o entre personas de diferentes países que vienen a encontrarse, de entre todos los lugares posibles (y seguros), en Palestina. Si bien estas asociaciones podrían constituir un relato con suficiente enganche (la forma contemplativa en la que son captados contribuye a ello), Dos metros de esta tierra se adentra también en la memoria colectiva y el sentimiento de sufrimiento del pueblo a través del testimonio de una anciana (a la que le hacen recordar todas las guerras que ha vivido) digno de merecer una atención en el metraje que lamentablemente no se le concede. Lo mismo ocurre con la historia más evidentemente ficcionada que enmarca la obra, que desaparece en el metraje sin resultar más que una excusa para la segunda parte del relato.

Imagen de la película 'Dos metros de esta tierra'

Imagen de la película ‘Dos metros de esta tierra’

Con unos esquemas formales que pierden cada vez más la diferencia de la dualidad ficción/no ficción (el esquema rígido del principio de plano fijo vs. correcciones de planos se va diluyendo en favor de un gran protagonismo de los sonidos fuera de campo), Dos metros de esta tierra acierta a la hora de mostrar al mundo a una Palestina comprometida consigo misma y no que no pretende ni quiere escapar de su realidad (la constante presencia de los muros que rodean el lugar del escenario, las alusiones a Jerusalén, el discurso que alaba su cultura como forma de compromiso político), pero que tampoco se cierra a ella. La obra de Ahmad Natche constituye una visión del pueblo palestino diferente de la que los telediarios nos ofrecen cada día. Un discurso positivo, de encuentros.

Un pueblo sin pasaporte, pero con la fuerza e identidad necesaria para luchar por su futuro.

Trailer de la película ‘Dos metros de esta tierra’

Crítica de la película 'Dos metros de esta tierra': el conflicto palestino-israelí
DIRECCIÓN7
GUION 6
INTERPRETACIÓN6.5
FOTOGRAFÍA8
MONTAJE6
LO BUENO
  • La visión del día a día de una Palestina lejos de conflictos.
LO MALO
  • Que eso solo pueda darse dentro de la ficción. Que el relato abarque demasiados temas, perdiendo oportunidades y al espectador por el camino.
6.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
8.9

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.