Adam Sandler y Drew Barrymore protagonizan una casi arriesgada y abrupta comedia romántica compuesta de sketeches con los que avanza a través una previsible, manida y poco interesante trama.

Sinopsis de ‘Juntos y Revueltos’

Cartel de Juntos y Revuelos

Cartel de ‘Juntos y Revuelos’

Tras una infructuosa cita a ciegas, Jim (Adam Sandler) y Lauren (Drew Barrymore), coinciden en unas paradisiacas vacaciones en Sudáfrica. Ninguno son capaces de soportarse pero deberán a hacerlo para contentar a sus respectivos hijos que nunca han tenido oportunidad de hacer nada fuera de lo normal en un periodo vacacional.

Jim, que está a cargo de tres niñas, no tiene ni idea de cómo tratar a las señoritas. Lauren, con dos chicos, es incapaz de apaciguar los ánimos de los pequeños rebeldes. ‘Juntos y revueltos’ y forzados a la convivencia, hará que la pareja de adultos empatice dando oportunidad al amor mientras distintos personajes influirán en sus vidas.

Crítica de ‘Juntos y Revueltos’

Adam Sandler y Drew Barrymore vuelven a protagonizar una comedia romántica. La tercera en dieciséis años desde que les pudiéramos ver en El chico ideal y justo una década desde que se reuniesen para consumir 50 primeras citas. Como está claro que el público recompensa una y otra vez las inconexas tonterías protagonizadas por Adam Sandler como Niños Grandes 2, este actor productor no podía dejar pasar la ocasión de llamar a su querida colega Drew para “hacerse unos jejes” entre ellos y ya de paso sacar unos milloncejos.

Una clara declaración de intenciones que va mucho más allá de nominar una película es ‘Juntos y Revueltos’. Quien haya traducido el título del original ‘Blended’ (Mezclados) a ‘Juntos y revueltos’, no ha hecho sino advertirnos del contenido que nos aguarda en la cinta. Es como si un calificador de películas marca una como X. Más claro imposible.

Juntos y Revueltos - Imagen de la película

Juntos y Revueltos – Imagen de la película

Por un lado tenemos el ‘Juntos’ que hace referencia a que las dos estrellas Drew y Adam, consiguen ponerse de acuerdo para rodar. ‘Eh, Drewsky, creo que tengo una buena.’ Cuenta que le dijo el gracioso de Adam a su amiga. Si una buena… Una buena jugada para el espectador que intente sentarse a ver la (forzada) comedia (pero también forzadísima) romántica.

Una conjunción de situaciones dispares, de distintos tonos de comedia en cada escena, casi en cada plano, hace que uno no pueda ver más que un revoltijo incoherente, un algo informe que intenta tomar forma, ¡la que sea! con una constante e insidiosa intención de provocar la carcajada a cualquier (a muy bajo) precio, mientras que se aprovechan las distensiones, los bajones de ritmo para meter el romanticismo con calzador. No hay manera de saber a qué están jugando.

Juntos y Revueltos - Imagen de la película

Juntos y Revueltos – Imagen de la película

‘Juntos y revueltos’ comienza como la típica comedia romántica en la que la cita sale mal. Y la verdad, hasta ahí la película promete. La presentación de personajes es clara, los dos tienen callo en la interpretación, en la comedia… ambos quedan muy bien definidos y se establece una relación de antirrelación mutua que hace pensar que estaremos ante la enésima comedia romántica de consumo de la historia cinematográfica. Una obra insustancial. Una obra carente de interés. Pero una obra bien hecha para lo que se supone que está hecha: Pasárselo bien y punto.

Nada de eso. No. Nada. A partir de ahí, el mal gusto aflora casi en cada escena. No es porque haya situaciones intolerables, haya vísceras, sexo explícito ni nada por el estilo, no. Es que la película comienza a componerse de escenas tan gratuitas, típicas que quieren apuntar a un tipo de humor tan gamberro que uno queda totalmente descolocado y extrañado hasta tal punto que uno cree que todo puede degenerar en una película de humor surrealista… ¡que tampoco es!

El insoportable coro de 'Juntos y Revueltos'

El insoportable coro de ‘Juntos y Revueltos’

Imagínense. Uno se pone a ver una película de Disney. Los protagonistas cantan, los animalitos hablan y hay un malvado cazador que quiere quemar el bosque para hacer una oportuna recalificación del terreno y sacarse una pasta vendiendo esa propiedad. Bien. Los animalitos se rebelan y se defienden del cazador con trampitas, lanzándole bellotas las ardillas, haciéndole zancadillas las tortugas hasta que un joven alce remata la faena clavando un hasta en el pecho del cazador que hace que se le esparramen las tripas por el suelo provocándole una agónica muerte. Mientras, los conejitos, las tortuguitas y el joven astado, cubiertos de sangre, lo celebran con una emotiva canción de despedida mientras ensalzan la amistad y el amor al prójimo mientras la trama continúa porque el alce se ha enamorado de la joven hada que…

Wendi McLendon-Covey y Drew Barrymore

Wendi McLendon-Covey y Drew Barrymore

¿No resultaría raro? Sí, claro. Y hasta si sucediese algo así podría resultar interesante de alguna forma. Pero es que ‘Juntos y revueltos’ empieza siendo una comedía romántica típica que intenta ir a más de alguna forma y no lo consigue. Se queda a medio camino de todo. No lleva los chistes hasta las últimas consecuencias. Las escenas se quedan en un lugar extraño. En tierra de nadie. No se puede crear humor a lo Seth MacFarlane (Creador de Padre de familia y director de Ted), si no se piensa llegar hasta las últimas consecuencias.

Lo mismo se habla de problemas infantiles, que se habla de un conejo (sí, de ese conejo), que sale un mono tocando la guitarra, que aparece un molesto coro de música tradicional surafricana a cantar a los presentes que sale Shaquillle O’Neal… Todo está en el mismo plano sin interés, ni relevancia. La mediocridad es un lugar en el que ningún creador debería entrar pero, teniendo en cuenta los trabajos anteriores del equipo (director, guionistas, etc…), muchos se encuentran muy a gusto. Teniendo en cuenta que ‘Juntos y revueltos’ ya ha recuperado la inversión y está generando no pocos beneficios ahí donde se está estrenando, la mediocridad tampoco es un sitio tan malo.

Trailer de ‘Juntos y Revueltos’

Crítica de ‘Juntos y Revueltos’: Obra maestra a la mediocridad
DIRECCIÓN2
GUION1
INTERPRETACIÓN5
LO BUENO
  • El equipo técnico.
  • Los intérpretes se esfuerzan.
LO MALO
  • No tiene sentido ni buscando la gracia a los sinsentidos
  • Todas las intenciones se quedan a la mitad.
  • Tantos medios disponibles dirigidos a la mediocridad
2.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (12 Votes)
7.8

2 Respuestas

  1. MalaCritica

    ¿No te parece un poco excesiva la crítica? He visto la película y tengo que decirte que estoy muy poco de acuerdo contigo. Parece que tanto al sentarte a ver la película como al sentarte a escribir la crítica estuvieses ya deseando echar el puteo o hacerte el típico crítico durete a lo Risto Mejide. Sólo pones pegas, si la película te pareció mala siento decirte que tu crítica es peor. Sólo sacas defectos a relucir, en ocasiones cuando no los hay. Cuando me siento a leer una crítica espero tanto lo bueno como lo malo (asociamos directamente la crítica de cine a lo malo, y no tiene porque ser así) y desde luego algo más de imparcialidad, porque debo decirte muchacho, que lo único que has sacado a relucir aquí es tu odio hacia esta película (o al género, elenco, producción o lo que sea que tanto te irrite). Sinceramente, y desde un punto de vista imparcial, no es ni de lejos tan mala como la pones (y te lo digo yo, que después de Niños Grandes 2 me esperaba una gran porquería). No es una grandísima película, creo que todos estamos de acuerdo, pero no es mala. Me parece que tiene un humor marcado en cierto momento, un humor que a mi parecer (y por lo que pude comprobar al de mis acompañantes y resto de la sala) no disgusta sino que divierte, agrada y simpatiza (hasta cierto punto), y desde luego no ese humor fácil, ridículo y subnormaloide al que nos tienen malacostumbrados en la tele aquí en España. Hay un par de momentos que sobran o que pueden llegar a rozar el ridículo o ambos, no te lo voy a negar. También te hago una pregunta, ¿qué esperabas ver? Creo que todos los que hemos ido a ver esta película sabíamos a lo que íbamos, una película del estilo de 50 primeras citas y demás comedias románticas, y es lo que es, que para lo que he visto del género últimamente al menos con ésta me he divertido. Espero no estar siendo injusto contigo, porque la verdad no he leído tus otras críticas, y si te soy sincero ya no las voy a leer, pero son cosas que deberías tener tan en cuenta como los puntos de vista. Yo, como ya te he dicho, la he visto y he pasado muy buen y agradable rato, me ha divertido mucho en serio, un saludo.

    Responder
    • Eduardo García

      Me alegro de que te haya gustado, de verdad. Lo que me sorprende es que hagas distinción entre el “humor fácil, ridículo y subnormaloide al que nos tienen malacostumbrados en la tele aquí en España” y esta película. Puedo estar más o menos de acuerdo contigo con que el humor en España deja bastante que desear, pero vamos, no veo mucha diferencia entre ese humor que describes y el de “Juntos y revueltos”. Para que una chiste tenga gracia debe tener un elemento de sorpresa y en “Juntos y revueltos” no sólo no hay ese elemento sino que abusan de la repetición. ¿Cuantos golpes se lleva el chaval cuando está dormido? Lo menos 15 en toda la película… y ese es sólo un nimio ejemplo de tantas escenas que se resuelven de cualquier manera.

      Un saludo.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.