Cualquier evidencia de maltrato recuerda que el mundo no es el lugar seguro que debería ser. “Refugiado” se esfuerza por mostrar de la manera más veraz posible la odisea de una madre y un hijo por sentirse seguros, una huida en busca de una vida en la que no tengan que vigilar sus pasos.

Sinopsis de “Refugiado”

Cuando Matías (Sebastián Molinaro), un niño de siete años, vuelve de un cumpleaños encuentra a su madre, Laura (Julieta Díaz), apaleada en el suelo. Tras ir al hospital ambos son alojados en un refugio para mujeres maltratadas; allí reciben ayuda y asesoramiento, y Laura comienza a tomar decisiones para cambiar su vida. Mientras ella intenta ser fuerte y empezar de nuevo, su hijo Matías la sigue debatiéndose entre aferrarse a lo conocido o dar un paso al frente y asumir los cambios.

Refugiado - Cartel

Refugiado – Cartel

Crítica de “Refugiado”

Retratar una situación de maltrato sin quedarse corto o sin resultar innecesariamente morboso no es fácil, pero la película de Diego Lerman lo consigue. Con calma, huye de juicios morales y de situaciones hipotéticas, confundiendo la ficción presentada en la convivencia y en el seguimiento de unos personajes que no pueden evitar estar llenos de contradicciones justo cuando sus vidas parecen llegar a una situación de no retorno. El suyo no es un viaje en el que todas las decisiones llevan hacia delante, pero los detalles y las palabras que surgen de las dudas y de los errores hacen que el argumento sea una pieza sólida y sutil en el que no es necesario abusar de sangre o lágrimas para mostrar lo que es el miedo en su máxima crudeza.

Imagen de la película "Refugiado"

Imagen de la película “Refugiado”

Refugiado también destaca por contener unos trabajos interpretativos sólidos y que saben deambular entre las interpretaciones más comedidas y los momentos en los que la emoción (llámese miedo, rabia o relativa serenidad) llena la pantalla para arrastrar a los espectadores. Julieta Díaz brilla encarnando a esta madre coraje en su camino hacia el desamparo: es fuerte, es capaz y, al mismo tiempo, es una mujer asustada que tiene que escapar de (y junto) lo que más quiere para también defenderlo. Por su parte, el joven Sebastián Molinaro sorprende con un personaje al que las circunstancias hacen evolucionar desde su naturaleza más infantil hasta su resurgimiento como niño-adulto que se ve obligado a tomar aquellas decisiones que su madre no es capaz de afrontar.

Imagen de la película "Refugiado"

Imagen de la película “Refugiado”

Además de estos dos protagonistas, el guión de “Refugiado” gana al incluir al personaje del padre, casi ausente en forma física pero siempre presente en la vida de Laura y Matías gracias a las secuelas que ha provocado y a los múltiples gestos que realiza para intentar llegar hasta su mujer. Sin necesidad de verle la cara a Fabián, la amenaza de su presencia es constante y apremiante y el espectador siente la necesidad de escapar de Laura y de su hijo y comprende la encrucijada en la que se encuentran, en la que los chantajes emocionales y las promesas de cambio se cruzan con las esperanzas de que quienes amamos sean de verdad las personas que esperamos que sean.

Imagen de la película "Refugiado"

Imagen de la película “Refugiado”

Del mismo modo, arropando a la pareja protagonista se cruzan en su vida otros personajes secundarios, de forma más fugaz primero y más definitiva después (como los lugares en los que los encuentran),  que articulan una red de seguridad para Laura y Matías en la que Laura puede apoyarse y en la que Matías puede ser niño otra vez. Frente a otras propuestas recientes como “Te doy mis ojos” (Icíar Bollaín, 2003), en la película de Lerman la sociedad está concienciada en apoyar a la mujer maltratada, y los conflictos familiares se deben precisamente a que Laura no es capaz de aceptar y enfrentar la situación en la que vive junto a su marido.

Imagen de la película "Refugiado"

Imagen de la película “Refugiado”

Siendo “Refugiado” una propuesta que se apoya tanto en las acciones y los sentimientos de los personajes, imagen y sonido están concebidos para sentir esa proximidad hacia ellos, predominando las tomas en movimiento no frontales o las respiraciones en primer plano mostrando a madre e hijo huyendo de su presente agonizante. Es cierto que se nota una cierta intención autoral en la puesta en escena (sobre todo en los planos en los que madre e hijo son transportados, dando pie a juegos de miradas en los retrovisores o de luces en los vehículos), pero las derivas estilísticas no se apartan tanto de la historia como para que el espectador lo lamente. Por otra parte, la construcción de los espacios, que juega con los contrastes de color blanco y negro aludiendo a la vida que bulle frente al entorno deprimente que la rodea, ayuda a captar la difícil tarea de reconstruir unas vidas donde la esperanza (o las posibilidades) parecen haber perdido la batalla.

Tras su paso por Cannes o San Sebastián, “Refugiado” llega ahora a las carteleras españolas ofreciendo una propuesta delicada y honesta que emocionará e impactará al espectador a partes iguales.

Trailer de “Refugiado”

 

Crítica de "Refugiado": Emocionante e impactante
DIRECCIÓN8.5
GUION9
INTERPRETACIÓN9
MONTAJE8.5
FOTOGRAFÍA8.5
LO BUENO
  • Las interpretaciones, el guión… todo.
LO MALO
  • Que pase desapercibida en una semana llena de estrenos.
8.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.8

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.