Mel Gibson vuelve a brillar en Blood father, una cinta menor que gracias al actor y a la extraordinaria labor de Jean-François Richet alcanza dimensiones inesperadas.

Sinopsis de ‘Blood Father’

Lydia (Erin Moriarty) siempre ha sido una joven rebelde, pero esta vez su insensatos dieciocho años le han llevado a convertirse en la novia de un importante traficante de drogas. Sin saberlo será la cuartada perfecta que sirva como tapadera de la gran fortuna que su chico y compinches han robado al cártel. Tras un grave altercado se verá obligada a huir, y para ello que mejor que la ayuda de su padre, John Link (Mel Gibson), un ex convicto dispuesto incluso a volver a pisar la prisión con tal de poner a salvo a su pequeña.

Crítica de la película ‘Blood Father’

Blood father, pese a muchas de las críticas previas que he leído ya, mola y mucho. Nos plantea un thriller contundente, con huidas y venganzas de por medio, rodada con poco dinero pero con mucho gusto y donde no se desaprovecha ni un sólo instante de metraje entrando en una espiral de acción incesante. Además está protagonizada por un Mel Gibson tan duro, astuto y ahora “curtido en mil batallas” como de costumbre, eso sí, con un gran corazón que será el que le lleve a tomar medidas “algo” drásticas. Es una de esas películas que, aunque no son una obra maestra de su género, logran mantener al público de la sala expectante y entretenido, que no es poco.

Mel Gibson y Erin Moriarty

Mel Gibson y Erin Moriarty

Pese a que la trama de la cinta es bastante sencilla y sus personajes cumplen con todos los estereotipos posibles, su más que acertada dirección sabiendo sacar todo el jugo a las muchas veces incomprendida y limitada ‘serie B’, y la fuerza y astucia de la interpretación de un grande como Mel Gibson, lograrán que Blood father llegue a alcanzar una dimensión inesperada para una película de estas características y presupuestos.

Mel Gibson

Mel Gibson

El director Jean-François Richet nos presenta una historia que va más allá de un mero homenaje a las tantas películas de acción protagonizadas por Gibson a lo largo de su carrera, logrando aproximarse al concepto de una cinta de venganzas -al más puro estilo de Liam Neeson (‘Venganza’, Pierre Morel, 2008)- con toques de western. Y desde ese punto de vista logra convertir en fortalezas esos años que tanto al personaje como al actor ya parecen pesarles a sus espaldas, aunque aún les queden fuerzas y presencia de sobra para meter un buen puñetazo, o incluso dos. Así, de manera casi anecdótica, el espectador disfrutará con la idea de que el propio Mel Gibson pueda estar interpretándose a sí mismo, como si éste fuera el fruto de aquellas batallas pasadas que aún parecen pasarle factura.

Mel Gibson

Mel Gibson

Y es que hay que reconocer que a Mel Gibson los años le sientan de maravilla, otorgándole madurez, fuerza, carisma y presencia, algo de lo que no todo Hollywood puede presumir. Él será el gran culpable de que Blood Father no pase desapercibida a su paso por la cartelera, ya que la magnífica interpretación del actor resultará arrebatadoramente convincente en cada una de sus frases y acciones. ¿Aún no tienes suficientes motivos para verla?

Trailer de la película ‘Blood Father’

Crítica de 'Blood Father': Ganas de Mel Gibson en estado puro
DIRECCIÓN8
GUION4
INTERPRETACIÓN8.5
LO BUENO
  • Sin duda, Mel Gibson.
  • Las buenas artes de Richet para contarnos la historia.
LO MALO
  • Un guion flojo con personajes estereotipados.
6.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
9.5

Una Respuesta

  1. Maciste

    Discrepo en el apartado “Lo mejor y lo peor”. El guión no es flojo para nada. Es más, a mi me parece brillante. Absolutamente todo en la trama está perfectamente construído y las piezas encajan con total precisión, sin cabos sueltos ni trampas.
    Otra cosa es que la trama sea sencilla o que los personajes sean estereotipos, pero no entiendo que tiene que ver una cosa con otra. Usted misma hace referencia a que se trata de una película de Serie B, luego no se de qué se queja. Los estereotipos y la sencillez de la trama están en su ADN, pero aun así hay Serie B buena y Serie B mala. Y esta es muy buena. Si el guión hubiera sido malo, ni la excelente actuación de Gibson hubiera salvado la función. Esto es así. Modestamente lo digo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.