Blanco Perfecto o Downrage, cuya traducción literal viene a ser algo así como “a tiro”, fue presentada en la pasada muestra SYFY con el reconocible sello de distribución de A CONTRACORRIENTE FILMS. Una estampa que, precediendo a cualquier película, es una segura garantía de calidad y una firme apuesta por la taquilla dentro de las posibilidades de la distribuidora. Otras apuestas de esta compañía irán llegando en las próximas semanas o meses, como la espectacular rusa Salyut-7, héroes en el espacio.

Sinopsis

Un grupo de jóvenes, repartidos en un par de coches, se encuentra realizando un viaje. Uno de los coches sufre un pinchazo cuando se encontraban atravesando un paraje deshabitado en mitrad de una llanura de un bosque. Obligados a parar para cambiar la rueda, pronto descubrirán que la causa del pinchazo fue provocada por el impacto de una bala. Sin posibilidad de esconderse o zafarse, los jóvenes deberán defenderse de una amenaza invisible que les acecha con el único objetivo de darles caza de la forma más cruel y sádica posible.

Anthony Kirlew interpreta a uno de los actores que más les toca aguantar en “Blanco Perfecto”.

Crítica

Blanco perfecto, es una película tan arriesgada como gamberra, una producción con un guión que sale al paso de forma tan desesperada como la situación que viven sus protagonistas, que sabrá mantener la atención del espectador hasta el último momento con su sencilla premisa. Esta, planteada totalmente en los primeros minutos, no es otra que la de descubrir cómo un grupo de jóvenes millenials, acostumbrados a las redes sociales y al postureo, son capaces de librarse (o no) de un despiadado asesino que los hostiga sin cesar con su rifle de francotirador.

Guión de Ryûhei Kitamura yJoey O’Bryan

El guión de Ryûhei Kitamura y Joey O’Bryan, juega hábilmente con todas las posibilidades que tiene a su alcance sin dejar de empujar a los personajes a situaciones cada vez más desesperadas siguiendo un arco de progresión ascendente en los que encontraremos algunos oportunos valles para descubrir el trasfondo, un poco discursivamente, de sus personajes. Esto, en una película que opta a engolados premios, podría ser un punto negativo. Sin embargo, en esta propuesta, que viene a ser el reto de realizar una película con todos los ingredientes de un slasher (casquería, jóvenes que mueren de uno en uno) pero con asesinatos a distancia y sin cuchillo, es un rancio punto clásico de valor añadido de mediocridad y humor. Humor negro, claramente, que se verá reflejado en los egoísmos y heroicidades de los tiernos protagonistas.

Un apunte importante es que el guión aguanta como un campeón la difícil tarea de situarse siempre en la misma localización utilizando hábilmente los recursos del tiempo. Si bien es verdad que, como suele ser habitual en este tipo de propuestas, no logrará atar todos los cabos y dejará escapar algunos posibles giros que podrían haber aportado un plus de mala idea (el público que compra la entrada para este tipo de películas espera una dosis de maldad donde quepa).

Kelly Connaire, Rod Hernandez (que interpreta al memorable Todd Acosta) y Stephanie Pearson aguantando los envites del asesino.

Interpretación

Chicos y chicas, por igual, se debatirán por sobrevivir en esta peligrosa y extraña situación. En la dificultad que supone la constante interpretación de unos personajes al límite, destaca el reparto femenino, quienes aguantan con más solidez y convencimiento, los histerismos, miedos y arrebatos de sus personajes. En el lado masculino es relevante mencionar a Anthony Kirlew, por su estoicidad a pesar de las circunstancias impuestas por el guión; y a Rod Hernández que destaca más por el cómico resultado interpretativo, que por su credibilidad. De este modo, Rod Hernández (cuyo nombre de personaje Todd Acosta ya se ha hecho hueco en el corazón de los mandanguers de la pasada muestra SYFY, por lo de que suena a “a toda costa”), contribuye a crear ese ambientillo de serie B que tan bien le va a Downrage -aunque la producción, independientemente de su bajo presupuesto, sea de buena calidad.

Una localización bien explotada en la película.

Opinión Final

A pesar de las continuas concesiones que debemos hacer como espectadores para que no se desinfle la película cuando juzgamos qué decisión hubiera sido más creíble (lo de las rubias son totnas ya es algo que no cuela), Blanco Perfecto (Downrange) contiene todos los ingredientes como para que un fanático de las películas de terror le encuentre la gracia. Estrenada en un momento de escasez total en este género, sin duda, no es una mala opción para disfrutar viendo morir jóvenes adolescentes con planes de futuro.

Crítica de Blanco perfecto (Downrange)
DIRECCIÓN7
GUIÓN6
INTERPRETACIÓN5
LO BUENO
  • Sabe mantener al espectador atento de principio a fin.
  • La mala leche que tienen los personajes.
  • El final es magnífico.
LO PEOR
  • Hay que hacer bastantes concesiones al guión para que la situación sea sostenible durante 90 minutos.
6Nota Final

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.