El Gran Gatsby‘, un espectacular despliegue de medios visuales protagonizado por Leonardo DiCrapio y Tobey Maguire llega a las pantallas tras su paso por el festival de Cannes.

Trailer: ‘El Gran Gatsby’

Sinopsis: ‘El Gran Gatsby’

Una de las fiestas de alto nivel de "El gran Gatsby"

Una de las fiestas de alto nivel de “El gran Gatsby” | Crítica “El gran Gatsby”

Nick Carraway (Tobey Maguire) un joven corredor de bolsa aspirante a escritor, se instala en Nueva York a mediados de los años 20, justo cuando la expansión económica de Estados Unidos y el desarrollo de la ciudad parece imparable. Nick, al igual que otros personajes que se ven atraídos por las posibilidades de éxito de la gran ciudad, se encuentra fascinado en un mundo absorbente de esplendor y lujo donde actores, periodistas, mafiosos, músicos, políticos, escritores, policías, filósofos, adinerados, científicos, diletantes y un sin fin de vividores se reúnen en el que es el máximo exponente de las celebraciones de grandiosidad, fama y belleza: Las fiestas nocturnas que se conciben en la espectacular mansión de un rico excéntrico. Este hombre, que vive rodeado de un halo de misterio, es leyenda de heroicidades, distinguida educación y legendaria fortuna. Nadie sabe realmente cómo es personalmente pero su nombre es conocido por todos: Gatsby, o “el gran” Gatsby (Leonardo DiCaprio).

Nick, que siente curiosidad por los secretos que entraña la historia de Gatsby, recibe una exclusiva invitación de su vecino para acudir a una de sus famosas fiestas.

Crítica: ‘El Gran Gatsby’

“Asombroso, apabullante, fascinante, irritante…” son las palabras que me vinieron a la mente cuando tropecientos planos recargados de imágenes saturadas de detalles y un sonido abrumador acompañado de música con firma de DJs contemporáneos irrumpía en mis sentidos y Tobey Maguire se adentraba en la gran ciudad de Neva York para descubrir las fiestas de “El Gran Gatsby”. Me parece que a más de un crítico le ha fastidiado este despiporre de planos y movimiento de cámaras con encuadres imposibles, pero a mí me ha provocado un sentimiento de fascinación y repulsión como cuando he tenido el dudoso placer de asistir a alguna fiesta bizarra, que por unos motivos u otros “El gran Gatsby” a traído a mi memoria.

Tobey Maguire Adelaide Clemens

Tobey Maguire Adelaide Clemens | Crítica “El gran Gatsby”

Muchos pueden pensar que el genial director Baz Luhrmann (Romeo + Julieta, Moulin Rouge, Australia) se ha ocupado más de la forma que no del contenido, pero yo creo que esta es una de esas veces en la que los actores se contienen bien sin que toda la parafernalia de alrededor se les venga encima. Es más, en el caso del personaje de Gatsby que interpreta el inmortal Leonardo DiCaprio (sí, es inmortal, estoy seguro), toda la parafernalia parece que sea una extensión de su personaje y que forma parte de la interpretación. En cambio, cuando vemos a Tobey Maguire, nos damos cuenta de que en su expresión de niño bueno (otro que vive en el país de nunca jamás) se refleja que en la locura técnica de la película no es más que un espectador, y que como nosotros, viene a descubrir lo que hay dentro de la cinta.

Elizabeth Debicki

Elizabeth Debicki | Crítica “El gran Gatsby”

En “El gran Gatsby” hay tiempo para todo. Aunque se haya puesto toda la carne presupuestaria en la primera parte de la película, donde la ostentación visual va acorde con la presentación de un mundo en expansión cargado de excesos casi inmorales, hacia la mitad cede en exceso de recursos (pero tampoco mucho) para dejar que los actores muestren la historia de los personajes. Técnicamente se podría cortar todo lo anterior hasta que se descubre lo que realmente quiere Gatsby de Nick Carraway y la película seguiría teniendo el mismo sentido… pero los espectadores perderíamos esa expectación creada por conocer lo que esconde Gatsby.

Habrá inevitables comparaciones con “Moulin Rouge”, la cual yo definiría de “farsa” (como tipo de obra teatral para que me entiendan), mientras que en “El gran Gatsby” las emociones y los personajes, son un poco más reales.

Conclusión: ‘El Gran Gatsby’

Mientras que no aburra hasta la muerte, siempre es un placer ver algo diferente aunque para ello algunos tengan que tolerar abusos visuales y sonoros. “El gran Gatsby” es una muy buena opción para gastarse el dineral que vale una entrada al cine, si la historia no gusta, siempre se acabará teniendo la sensación de haberse apeado uno de la última atracción inaugurada de un espectacular parque temático en el que trabajan unas monísimas Adelaide Clemens y Elizabeth Debicki.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.