Dicen que el cine sirve para transportarte a un universo de fantasía. Correcto, pero también te permite conocer mundos mucho más cercanos y reales, pero al que normalmente no tenemos acceso. Algunos de ellos son envidiables, como en cualquier película en la que alguien se liga a Anne Hathaway, y otros son un poco más sórdidos y macabros, como en el caso que nos ocupa, “Omnívoros”, que nos muestra cómo un tío rico, guapo y triunfador puede acabar comiéndose a un paisano. ¿A que tienes curiosidad?

Trailer de “Omnívoros”

Sinopsis de “Omnívoros”

Cartel de "Omnívoros"

Cartel de “Omnívoros”

Marcos Vela (Mario de la Rosa) es un reputado crítico gastronómico que un buen día recibe el peculiar encargo de escribir un libro sobre restaurantes clandestinos. Lo que en un principio es una investigación acerca de exóticos manjares y excéntricos millonarios, acaba resultando un macabro descubrimiento del último grito entre la jet set: Reunirse en secreto para practicar el canibalismo.

Crítica de “Omnívoros”

Parece un pésimo juego de palabras, y lo es, pero que el cine español sufre de “canibalización” es también un hecho. Cada vez menos películas en cada vez menos huecos, y mucha cinta independiente como ésta que nos ocupa, autoproducida y que le pone velas al santo de la distribución internacional. ¿Cómo resaltar así? ¿Cómo tener los malditos quince minutos de gloria?

Pues para empezar, no vienen mal dos cosas: Una óptima campaña viral y una premisa fuerte que invite a ver la película. “Omnívoros” las tiene ambas. Su excelente promoción ha ido calando a lo largo del verano y lleva de la mano un interesante high concept: Los restaurantes clandestinos que sirven carne humana. Los resultados ya se están dejando ver: Premios en Festivales Internaciones y distribución asegurada en Estados Unidos.

Foto de la película "Omnívoros"

Foto de la película “Omnívoros”

Y eso que “Omnívoros” no es precisamente una película fácil de comercializar. Su premisa invita al cine más trash y gore, pero desde su primer plano la cinta se inclina por tener una naturaleza más dramática, reposada y, si se me permite, reportajística. Como si fuera el Polanski de “La novena puerta”, Óscar Rojo nos pone en los ojos de un protagonista que realiza un viaje del cielo al infierno. Con él vamos descubriendo un mundo desconocido y siniestro y en sus hombros recaen los conflictos dramáticos y debates morales. Vamos, que no entres al cine pensando en “La matanza de Texas” (Tobe Hopper, 1974) porque esto va más de “Tesis” (Amenábar, 1996).

¿Decepcionado? Lo siento, había muchos caminos posibles y el que ha elegido el director (y único guionista) es éste. No puede decirse que sea un camino equivocado, aunque sí tiene ciertos riesgos: Un desarrollo así exige de una trama ágil y vertiginosa y un personaje con mucha fuerza y carisma. El primer requisito lo cumple estoicamente. Respecto al segundo, surgen más dudas: Marcos Vela es un personaje demasiado indefinido en ciertos aspectos y la interpretación de Mario de La Rosa tiene más sombras que luces.

Escena de "Omnívoros"

Escena de “Omnívoros”

Aun así la película sale airosa, merced a un magistral montaje, dinámico y con mucha intuición, que permite ser equidistante (que no ecuánime) entre las vertientes más melodramáticas y de género que posee la cinta. Además, las ambientaciones están logradas y todo tiene el suficiente interés como para que sus noventa minutos pasen en un tris tras.

Tal vez uno hubiera pedido más riesgo dramático y un mejor acabado en ciertos aspectos (ciertos secundarios de baratillo, una puesta en escena a la que le falta picante…), pero “Omnívoros” deja un regusto de película profesional y muy interesante. Si me permiten un último juego de palabras, no sabemos si “Omnívoros” se comerá el mundo, pero puedo apostar a que no se le atraganta a nadie.

Crítica de cine: "Omnívoros" del director y guionista Óscar Rojo
DIRECCIÓN6
GUIÓN4
INTERPRETACIÓN4
LO BUENO
  • Cree en lo que está contando y su montaje la hace ágil y dinámica.
LO MALO
  • Ciertas carencias del personaje protagonista que ensanchan la distancia entre la película y el espectador.
4.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

2 Respuestas

  1. Luke Weinberg

    Madre mía, este critico “profesional” debe ser amiguete del cineasta o debe tener interés corporativo en promocionar esta película o el cine español en general. A mi también me hubiera gustado que la peli fuera buena, pues la idea original ciertamente lo es, pero en la transición entre idea y producto pierde tanto, que es como si alguien tuviera una idea genial para ligarse a las mujeres mas bellas, pero al ponerla en la práctica sólo consiguiera ligarse a Woody Allen (y por que a este se le olvidaron las gafas).

    El principio ya es malo. La actriz que hace de madre moribunda es irrisoria. Parece que estuviera de broma. La escena del principio parece estar más añadida por un motivo formal o como excusa que como algo que funcione en la película. Hay demasiada desconexión entre ella y el resto.
    Algunos actores son pasables, pero en general son malos, en particular el protagonista, que parece el robot simpático de la la guerra de las galaxias, muestra la misma emoción andando por la calle que comiendo un trozo de carne humana.

    Eso sí, sliconas aparte, las actrices están rebuenas, vamos para comérselas, aunque no en sentido literal.

    El problema sobre todo es el guión y la dirección. Todo es muy superficial y previsible, ademas de múltiples detalles que hacen muchas escenas no creíbles. Por ejemplo, quien se cree que alguien puede pasarse toda una comida escondiendo la comida en la servilleta, sobre todo en un escenario como ese y con un comensal que aún estaría bajo sospecha. Quien se cree que la solución de inyectar veneno de fugu a la víctima de esa cena mate a todos sin matar antes a la víctima con sus síntomas correspondientes y causar sospechas. Quien se cree que a alguien así de repente le vayan a soltar una invitación a una cena así sólo por el hecho de echarle un polvo a una y más a sabiendas de que es un investigador profesional sobre comidas (famoso crítico culinario). La venda que le ponen durante el transporte en auto cubre menos que un tanga. La editora deja 2 mensajes en el teléfono de un desconocido pidiendo que la llamen de vuelta y no deja su teléfono. El papel de el pedazo de bombón (no recuerdo el nombre) que invita al protagonista tiene 0 profundidad, no parece mas que una excusa para proporcionarle una invitación al protagonista. Igual digo del personaje de Albizu, sería un personaje de lo más interesante pero el desarrollo es 0. No hay ni siquiera crítica social o moralizante, pues la solución final de “ahora los mato a todos por malos” es sólo una salida rápida para tapar la falta de imaginación en ese punto. Parece que el objetivo de la película es simplemente conseguir que el crítico culinario coma carne humana y ver que cara se le queda. Muy mala idea, sobre todo considerando la falta de capacidad para actuar del mismo. Todo es previsible, obvio, falto de interés, las cosas ocurren así de repente y sin dificultad ni lógica, solo porque alguien lo escribió en el guión. En definitiva, buena idea pésimamente llevada a fruición

    Responder
    • Jose Pereiro

      Totalmente de acuerdo, acabo de ver la pelicula online, a pesar de que las pocas criticas que he encontrado no eran muy buenas y la verdad es que es una chapucera ejecución de una buena idea. Ya de paso, me picó la curiosidad por ver la ópera prima, Brutal Box, y esta es aún peor. Ambas tienen en común el consistir en la pésima ejecución de una buena idea. O bien el director-guionista aprende rápido (pues ya es talludito) o mejor que se dedique a generar la idea original a verdaderos profesional del cine para que estos las ejecuten.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.