A escasas horas para que lleguen los Oscar 2016 aterriza en la cartelera una de las favoritas: Brooklyn. Un drama interior sobre la lucha por abrirse paso entre la nostalgia.

Crítica Brooklyn

Para todos aquellos que alguna vez en su vida hayan tenido la necesidad u obligación de mudarse de ciudad, país, continente… entenderán y empatizarán con la historia de adaptación de la protagonista de Brooklyn. Una historia donde sueños y esperanzas chocan con la morriña y nostalgia desesperadas provocadas por el ansia de volver a tu tierra, con tu gente, a tus costumbres. Todo parece mejor cuando te marchas, aunque no lo fuera, hasta que con el paso del tiempo ese territorio desconocido y que provocaba un severo hastío en tu interior se va convirtiendo poco a poco en un nuevo hogar.

Emory Cohen y Saoirse Ronan

Emory Cohen y Saoirse Ronan

En una Brooklyn ambientada en los años 1951 y 1952, conoceremos la historia de una joven luchadora e inconformista llamada Eilis Lacey (Saoirse Ronan) que cansada del oscuro porvenir que le espera en su pequeño pueblo de Enniscorthy (Irlanda) -siempre rodeada de hombres “catetos”, trabajando en una tienda de comestibles bajo las órdenes de una verdadera “bruja”, con dificultades para llegar a final de mes, cuidando a una madre hundida bajo la depresión de la viudedad- decide, con ayuda de su hermana mayor (Fiona Glascott) y de un sacerdote irlandés residente en Nueva York (Jim Broadbent), emprender su viaje hacia un nuevo porvenir.

Emory Cohen y Saoirse Ronan

Emory Cohen y Saoirse Ronan

Dirigida por el irlandés John Crowley y con un guion adaptado por el nominado al Oscar Nick Hornby (Una educación y Alma salvaje) de la novela homónima escrita en 2009 por el irlandés Colm Toibin, Brooklyn parte con tres importantes nominaciones a los Oscar 2016 (mejor película, mejor actriz y mejor guion adaptado). Y sinceramente, no es para tanto. La cinta apoya todo su peso en el drama interior en el que vive inmersa su protagonista, dejando totalmente de lado el conflicto propio de la época en la que se retrata su historia. Haciendo de este modo que la película adquiera poca profundidad y no deje de ser un drama, finalmente, amoroso. Con una estética cuidadísima, unos planos elegantes estudiados al milímetro, bien narrada y con buen ritmo, sin duda, pero de inexistente carga emocional y de asombro en sus planteamientos. Todo ello dan lugar a una película bastante plana, donde sus argumentos son planteados casi desde el capricho de una mujer que tras haber conseguido todos sus propósitos sin ningún tipo de conflicto o perturbación en su camino, no es capaz de alcanzar la total felicidad por demasiada ambición económica.

Emily Bett Rickards, Eve Macklin y Saoirse Ronan

Emily Bett Rickards, Eve Macklin y Saoirse Ronan

Lo mejor de la cinta son las interpretaciones que encontramos en ella, destacando la de su protagonista Saoirse Ronan. Mezcla de ingenuidad, languidez y belleza, con tenacidad, elegancia y fuerza. Su mirada, uno de los puntos fuertes que Crowley ha sabido usar inteligentemente en la cinta para transmitirnos el cambiante interior de la protagonista.

Trailer de la película Brooklyn

Crítica 'Brooklyn' (2015), drama interior sobre la nostalgia
DIRECCIÓN5.5
GUION6.5
INTERPRETACIÓN8
LO BUENO
  • La interpretación de su protagonista Saoirse Ronan.
  • Su ritmo, su tono y la cuidada estética.
LO MALO
  • Es correcta, poco más.
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
7.5

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.