Hoy es el estreno de una película con una estética tan arriesgada como original que apuesta por espectaculares, variadas y magníficas coreografías de lucha para llamar la atención del espectador.

BUNRAKU: Sinopsis

El leñador

El leñador

En un futuro posapocalíptico donde no existen las armas de fuego, dos misteriosos desconocidos, un Samurai (Gackt) y un Vaquero (Josh Hartnett, The faculty, El caso Slevin, 40 días y 40 noches), llegan a la ciudad más poderosa del continente. Su intención: desafiar al malvado gobernador conocido como “El leñador” (Ron Perlman, En busca del fuego, Alien: Resurection, Enemigo a las puertas…). Pero para llegar hasta él primero tendrán que vencer a su enorme ejército de matones y a su guardia personal, asesinos de élite que reciben un número según su destreza para matar siendo el “Número 2” (Kevin MacKidd, Lucio Voreno en la espectacular serio de la HBO: ROMA) el más peligroso de todos. El reservado dueño de una cantina de la ciudad (Woody Harrelson,  El escándalo de Larry Flint, Bienvenidos a zombieland) sabrá aprovechar la ocasión para ayudar y organizar a los dos desconocidos y así tratar de resolver una antigua cuenta pendiente con “El leñador”. Demi Moore (Algunos hombres buenos, Ghost, La teniente O’Neal) completa el reparto.

BUNRAKU: Crítica

El honorable Samurai interpretado por Gackt

El honorable Samurai interpretado por Gackt

Guy Moshe, director y guionísta de BUNRAKU ha querido homenajear y mezclar muchos géneros que por lo general comparten un denominador común: la acción. Géneros como las películas de samurais, de artes marciales al estilo Bruce Lee, videojuegos, spaguethi western, mafiosos, matones, comics, bandas callejeras, anime… Todo ello unificado bajo una estética que comparte el nombre con la película, el “bunraku”, una antiguo arte escénico japonés donde unos hombres vestidos de negro manejan marionetas de casi dos metros de alto mientras un narrador pone voces a los personajes a la vez que relata la historia enfatizando los momentos más relevantes.

La estética de la película es muy interesante, divertida y extremadamente arriesgada. Muchos espectadores acostumbrados a la realidad que refleja el cine pueden no estar preparados a ver semejante despliegue de escenarios de papel de formas tan irregulares como espectaculares, aunque me imagino que un espectador que busca lo convencional no se atreverá a entrar en la sala.

Josh Hartnett y Woody Harrelson en la cantina

BUNRAKU también ofrece una enorme cantidad de luchas espectacularmente coreografiadas. Hay cientos de golpes y muy variadas técnicas de ejecución. Se pueden encontrar luchas acrobáticas, con bastones, a bofetada limpia, con los puños, patadas de artes marciales, hachazos, sablazos, machetazos… vamos, que uno no acaba recibiendo un golpe porque todo se desarrolla tras la pantalla.

Imagen de la película

Imagen de la película

Lo único que se le puede criticar es el guión, que debería haber sido tan arriesgado como la estética de la película y aunque nos muestra personajes interesantes, acción a raudales y es muy fiel y claro a la hora de representar al género que quiere homenajear en el momento, descuida un poco la trama haciendo que la historia no sea muy original.

Y ahora viene mi ya famosa y esperada “MENCIÓN ESPECIAL”, que no podía ser para otro que Jordi Mollá, uno de los actores y directores españoles más interesantes de la nación. Lástima que le ninguneen de esta manera dentro de nuestras fronteras. Es, al igual que el personaje de matón-líder de la representación sindical que se atreve a desafiar a “El leñador” , uno de los pocos que le echa lo que hay que echar a la carrera de un artista… ¿Las consecuencias? Se las lleva todas al principio de la peli.

BUNRAKU: Trailer

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.