Última entrega de los mutantes de Fox que iniciaron su andadura en el lejano 2000. Un cierre que no alcanza el nivel de entregas anteriores, donde el hastío parece haber inundado la creatividad de sus responsables.