Si Sir Arthur Conan Doyle levantase la cabeza para ver lo que han hecho en esta película, con su querido personaje literario, creado en 1887, seguramente la bajaría con mirada triste y desalentadora, para no volver a levantarla nunca. Holmes y Watson es un remake del mítico detective, que hace buenas, incluso obras maestras, a todas las anteriores versiones que se hayan podido hacer del personaje. Bienvenidos a uno de los primeros grandes despropósitos del año.