Hollywood demanda a 23.000 usuarios de BitTorrent por descargar ilegalmente el film “Los Mercenarios” del director y actor Sylvester Stallone.

CARTEL DE "LOS MERCENARIOS"

CARTEL DE “LOS MERCENARIOS”

Los buenos tiempos para los usuarios de Internet parecen estar tocando a su fin o por lo menos eso quiere conseguir la multimillonaria industria de Hollywood.

La industria del cine americano está dispuesta a demandar a 23.000 usuarios de BitTorrent por, supuestamente, descargar ilegalmente la película ‘Los mercenarios‘ (‘The Explendables’). Esta sería la primera denuncia masiva de la historia de la piratería.

Según  afirma la revista americana Wired (www.wired.com), la empresa ‘US Copyright Group’ (UCSG) que vela por el respeto de los derechos de autor va a llevar a cabo dicha demanda. Al parecer el juez federal que lleva la demanda ha dado vía libre a la citada empresa para averiguar la identidad de las personas responsables de estas descargas.

Aproximadamente unas 140.000 descargas de BitTorrent están siendo investigadas por decenas de demandas en todo el país, muchas de ellas por la descarga de películas de categoría B y porno. Por todo ello es posible que el número de demandados siga en aumento en los próximos meses.

Los litigios abiertos hasta el momento han sido resueltos con un acuerdo de compensación de 3.000 dólares (2.092 euros) para el infractor con el fin de evitar llegar a un juicio cuyas costas y multa final serían inasumibles para un usuario normal de Internet.

No todos los jueces federales están de acuerdo en permitir un número masivo de citaciones en un solo caso, pero muchos sí. Las demandas que violan el Copyright están estipuladas hasta los 150.000 dólares por infracción (105.000 euros), y, en algunos casos, la demanda máxima.

Supuestamente, las direcciones IP de nuestros ordenadores son fácilmente detectables y al parecer cualquier usuario que realizara una descarga “ilegal” podría verse implicado en un caso de infracción grave a los derechos de autor. Las grandes empresas de cine americanas ya están pagando espías especializados en materias informáticas para investigar sitios web que ofrecen enlaces de descarga de BitTorrent, y de este modo capturar las direcciones IP de los usuarios que suben y descargan archivos de la Red.

En la historia de Internet sólo se ha dado otro caso de una única demanda tan numerosa. Se intentó demandar a 15.551 usuarios de BitTorrent que supuestamente habían descargado una película de contenido porno. El juez encargado de dicho caso, a día de hoy, no ha decidido si autorizará o no dichas citaciones judiciales.