Película de animación Pompoko del Studio Ghibli (1994): Crítica

Naturaleza y tradición de la mano de Studio Ghibli

La tercera película de Isao Takahata en el estudio de animación nipón nos traslada a un Japón en expansión que debe talar los bosques para poder ampliar las ciudades. En medio de este problema, el realizador japonés nos presenta a los ‘tanuki’, unos mapaches procedentes del folclore popular que introducirán el mensaje naturalista que caracteriza a este filme. Os dejamos con nuestra crítica de la película de animación Pompoko, que ya se encuentra en el catálogo de Netflix.

Sinopsis

Japón está creciendo a un ritmo descontrolado. Para poder hacer frente al aumento de población deciden que lo mejor es ocupar los montes cercanos a las ciudades sin importar las especies que viven allí. Un grupo de mapaches, conocidos en el folclore popular como ‘tanuki’, se sienten atacados y pasan a la acción mediante una de sus habilidades milenarias: la metamorfosis. Tras una serie de ataques convirtiéndose en hombres y espíritus, se les presenta una encrucijada: seguir atacando y viviendo como mapaches o convertirse en hombres y sucumbir al enemigo.

Pompoko del Studio Ghibli (1994)
Pompoko del Studio Ghibli (1994)

Crítica de la película de animación Pompoko de Studio Ghibli en Netflix

Pompoko, dirigida por Isao Takahata, es un canto al cuidado del medio ambiente de una manera cómica y con toques infantiles, gracias a la animación de Takahata y a los propios mapaches. Estos animales son quiénes nos cuentan la historia de su batalla contra los hombres y, además, ellos mismos se encargan de explicar cómo se convierten en personas o por qué andan sobre dos patas.

Por otro lado, la película de animación Pompoko puede ser complicada de entender ya que juega mucho con la tradición y el folclore popular japonés. Sin embargo, a medida que se desarrolla el argumento, se va comprendiendo mejor la figura de los ‘tanuki’ y es más fácil ponerse en la piel de estos animales para sentir el dolor que, en ocasiones, tienen al echar de menos su casa que es el bosque.

Pompoko del Studio Ghibli (1994)
Pompoko del Studio Ghibli (1994)

Iniciación al sintoísmo

El sintoísmo es la religión nativa de Japón. Se basa en la veneración de los ‘kami’, conocidos como espíritus de la naturaleza. En este caso, los mapaches, conocidos en la tradición popular como ‘tanuki’, son adorados en ciertas partes de Japón por su poder de metamorfosis en cualquier criatura u objeto que deseen. Este hecho se comenta en la película cuando unos maestros de la metamorfosis aparecen para ayudar a los protagonistas.

Asimismo, otros de los animales venerados que se mencionan en la película son los zorros. Al igual que los ‘tanuki’, también son capaces de transformarse en lo que deseen. Y en el filme se menciona a Inari, la deidad del sintoísmo de la fertilidad y del arroz, que tiene forma de zorro.

Pompoko fue una de las primeras películas de Studio Ghibli en mostrar abiertamente el sintoísmo y acercarlo a Occidente. Sin embargo, la más importante fue ‘La Princesa Mononoke‘, una historia de una chica criada por lobos que se encarga de proteger el bosque en el que vive. Su director fue Hayao Miyazaki, creador de ‘El Viaje de Chihiro‘ o ‘Mi Vecino Totoro‘, entre muchas otras más.

Escena de la película de animación Pompoko
Escena de la película de animación Pompoko

Dualidad en la banda sonora

La mezcla de estilos musicales predomina en la película. Las piezas a piano son muy características de los largometrajes de este estudio. Sin embargo, en este filme se apuesta por más géneros. Los momentos en los que los protagonistas bailan tienen una música viva y alegre que contrasta con el resto de temas.

De igual forma, se incorporan canciones populares que se aprenden en los colegios japoneses. Una de ellas se canta en el tramo final de la película en el que se habla de la anatomía de los ‘tanuki’. En el filme lo cantan los mapaches mientras se preparan para volar por el cielo.

Representación de los ‘tanuki’

A lo largo de la película se ven varias representaciones distintas de estos personajes. La forma realista, es decir, tal y cómo los vemos los humanos; la forma antropomorfa, en la que se levantan sobre dos patas y andan como las personas, algo que se ve durante casi toda la película; y la forma caricaturizada, que aparecen cuando hacen algo divertido o extraño.

También aparecen como los narradores de la cinta. Aparecen cuatro voces que narran los hechos. Sin embargo, tan solo son dos los mapaches que narran, ya que durante la película van alternando sus voces de ‘tanukis’ con sus voces como seres humanos al convertirse en ellos. Este detalle se aprecia cuando al personaje de Shokichi le cambia la voz en la misma frase cuando su personaje se transforma en el largometraje.

Escena de la película de animación Pompoko
Escena de la película de animación Pompoko

Opinión final de la película Pompoko (Netflix)

Aunque pase desapercibida con respecto a otras películas de Studio Ghibli, Pompoko tiene un mensaje naturalista muy importante de una manera simple, pero precisa. A pesar de ser de 1994, su animación está muy cuidada, algo habitual en las películas del estudio nipón y que se debe a su cuidada técnica de dibujo a mano, que con los años se vio apoyada y complementada por el ordenador.

Si lo que se busca es disfrutar y pasar un buen rato, a la vez que identificarse con un mensaje, o que al menos te haga pensar, la película Pompoko cumple con todas estas características. La cinta de Takahata entretiene con sus disparatados personajes a pequeños y mayores, y su final deja un buen sabor de boca en quiénes la ven.

Trailer

RESEÑA FINAL
Amor por y para la naturaleza en una tragicomedia que se pasa volando.
DIRECCIÓN
7
GUIÓN
8
INTERPRETACIÓN
6
LO BUENO
El mensaje se hace ameno y su juego con los narradores la hace entretenida.
LO MALO
Peca de localista y al principio puede costar un poco seguirle el hilo.
7
Más artículos
Crítica de la película Superfly en Netflix
Película Superfly en Netflix | Crítica y opinión final | Gangsters y trap